18 octubre, 2018

Espacios verdes. Diseño sustentable en Design House 2018

por Natalia Contreras

 

Dentro del marco de la décima edición de Design Week México se presenta la novena edición de Design House, ejercicio creativo en el que participan más de 20 despachos de arquitectura y diseño que busca mostrar las propuestas que marcarán las tendencias de diseño de interiores en México. Este año destaca la presencia de propuestas interesadas en la generación de espacios sustentables que respondan a las necesidades ecológicas de la ciudad. Durante la apertura, tuvimos la oportunidad de hablar con los arquitectos y diseñadores que están detrás de los espacios verdes de la casa.

Fernanda Rionda, fundadora y directora de Jardín Sustentable y responsable de la intervención del jardín principal de la casa, nos habló de la importancia de fomentar la biodiversidad en el diseño de paisaje.

Natalia Contreras: La casa de este año para Design House es muy distinta a la de años anteriores. En esta ocasión hay un jardín principal muy amplio que permite otro tipo de intervención. ¿Cuál fue tu proceso y cómo lo vinculaste a tu vocero?

Fernanda Rionda: Es uno de los jardines más grandes que hemos hecho para Design House, a mí me tocó un vocero que se dedica a la conservación de la biodiversidad en los mares de México, se llama Octavio Aburto, quien además de ser un gran fotógrafo es un gran biólogo marino. Me inspiré en su trabajo por el rescate de la biodiversidad en México y lo interpreté en un medio terrestre, haciendo plantaciones silvestres como praderas que parecieran un mar de plantas, esto lo hice enfocándome en plantas nativas de México como la dalia, diferentes tipos de salvia, la trompetilla, entre otras, con la idea de retomar este discurso de incorporar plantas de México en el diseño de paisaje contemporáneo.

NC: ¿Cuál es la importancia como diseñadora de integrar espacios verdes al interiorismo más allá del atractivo visual?

FR: No se trata nada más de una moda o una estética particular, aunque me gusta mucho lo estético, tiene mucho más de fondo ya que un jardín biodiverso es un jardín sustentable, entre más biodiversidad haya en un espacio mucho más duradero será, ya que si tú introduces especies de diferentes familias puedes hacer muchas cosas como evitar plagas y crear pequeños ecosistemas dentro de la ciudad.

NC: ¿Cómo crees que este tipo de eventos vinculan al público con la importancia de integrar de manera sustentable la naturaleza a sus espacios cotidianos?

FR: Design House me parece una oportunidad increíble porque no estamos trabajando para un cliente real sino que es más un jardín de autor en el que podemos mostrar propuestas realmente diferentes, fuera de lo tradicional y de lo que siempre piden los clientes. Para mí Jardín Sustentable realmente se dedica a hacer praderas biodiversas, ya lo hemos incorporado a diversos proyectos y me parece que es el mejor ejemplo para poder crear escuela con futuros diseñadores y clientes.


El despacho de arquitectura y paisajismo Vertebral en colaboración con la galería ÑÚ propuso el espacio Terraza Verde que es la terraza que conecta con la habitación principal de la casa. El proyecto busca generar una sinergia entre arte, arquitectura y vegetación. En conversación con Teddy Nanes y Elías Kalach (Vertebral) comentaron lo siguiente del proyecto.

Natalia Contreras: Estamos en una casa que tiene muchas terrazas, a ustedes les tocó una que también funciona como espacio de tránsito. ¿Cuál es la propuesta de diseño para este espacio?

Vertebral: Este espacio es una colaboración entre Vertebral, que es el taller de arquitectura, y ÑÚ que es una agencia de arte. La idea es hacer sinergia entre el espacio construido, el espacio vegetal y el arte. Algo que podría diferenciarnos un poco del resto de los despachos participantes en Design House es que nosotros, más que pretender hacer un espacio sumamente llamativo, procuramos hacer un espacio que se integre a la casa y que parezca que siempre ha estado aquí, una arquitectura un poco más contextual en donde los materiales son sobrios y envejecen dignamente, mientras que integramos la vegetación a la arquitectura. Para nosotros los proyectos de paisaje no son algo aparte de la arquitectura, si no que la arquitectura trabaja para el entorno y el entorno trabaja para la arquitectura.

NC: ¿Cuál fue la guía para la selección de la vegetación?

V: Siempre buscamos especies que funcionen de manera correcta en los espacios donde estamos trabajando. Normalmente trabajamos en la Ciudad de México, entonces ya conocemos la paleta vegetal de especies que se dan bien con un mantenimiento moderado. Por el lado de la arquitectura, uno toma decisiones de materiales y de formas a partir de ciertos lineamientos. Aquí uno de los lineamientos principales era mitigar la vista de los vecinos por lo que usamos mucho bambú plumoso, a partir de esa primera decisión fuimos derivando las siguientes decisiones, tratando de buscar vegetación que fuera responsiva a este tipo de bambú, todo lo que se hace tiene que guiarse a partir de estas reglas que se establecen al principio.

NC: En esta terraza el arte tiene una presencia protagónica. ¿Cómo se hizo la selección de obra?

V: Eso se hizo con la galería de arte itinerante ÑÚ. Decidimos traer a dos escultores mexicanos, Ricardo Regazzoni y a Jorge Yázpik, porque nos gusta la manera en que sus piezas dialogan. Por un lado, Yázpik con sus piezas monumentales y pesadas con mucha contundencia y, por otro, Regazzoni con piezas mucho más sutiles y verticales. Entonces hacemos este juego de contrastes entre el peso y la ligereza. También hay que tomar en cuenta que por un lado Jorge Yázpik usa, al igual que Vertebral, materiales muy honestos en su estado natural y aunque Ricardo no use ese tipo de materiales sí busca ser parte del entorno usando materiales que reflejen la vegetación.

NC: Al no tener vocero tuvieron total libertad creativa, ¿cómo afectó esto su propuesta final?

V: Al tener total libertad, la intención fue tener un espacio que hablara de nosotros como taller de arquitectura y como galería de arte itinerante, entonces generamos un espacio para nosotros y lo que nos gustaría tener, pero también es un espacio para todos. Creemos que las azoteas son un espacio subutilizado, es un espacio que se tiene que ocupar a través de vegetación porque además de aumentar la biodiversidad aumenta la plusvalía del inmueble. Por otro lado creemos que es un espacio que responde a sí mismo ya que, con vocero o sin él, nosotros tomamos en cuenta las necesidades y posibilidades que da el espacio.

NC: Pensando que la tendencia de crecimiento urbano es hacia lo vertical, surge la necesidad de buscar todas las posibilidades para la generación de espacios verdes que funcionen como pulmones urbanos. ¿Cuál creen que es el papel de las terrazas en este esquema de crecimiento?

V: La idea es que sean espacios vegetales que se gestionen por la gente misma, así como la gente cuida su salud yendo al gimnasio debería cuidar su salud teniendo un jardín. Es un tema en el que yo creo que hace falta mucha conciencia. Hace poco tuvimos la oportunidad de estar en un edificio muy alto y ahí pudimos ver la ciudad de arriba hacia abajo y notamos que se ve roja porque solamente hay impermeabilizante. Hace falta aprovechar esa quinta fachada y usarlo como una gran oportunidad. Me imagino una ciudad en la que tomes una foto desde arriba y veas verde y creo que no es mucho pedir. Si reemplazas un terreno natural por un edificio puedes volverlo a insertar en el último nivel del edificio.


Finalmente, tuvimos oportunidad de conversar con Verónica González, de VGZ Arquitectura y Diseño, y Pedro Sánchez, quienes trabajaron en conjunto para la creación del espacio Mini vivienda sustentable que se encuentra en la parte superior de la casa:

Natalia Contreras: Comencemos por el nombre, ¿por qué es sustentable?

Verónica González: Esta fue una oportunidad para trabajar con Pedro Sánchez, que es quien lleva la parte de paisajismo y para platicar sobre todo lo que hacemos en nuestra arquitectura y no se ve. Por todo lo que no se ve me refiero a cómo aprovechamos los recursos. Tenemos una torre de agua, donde colectamos agua de lluvia, la purificamos y la potabilizamos, también tenemos paneles fotovoltaicos para generar energía y toda la energía que estamos utilizando aquí viene del sol. Por otro lado, para nosotros es muy importante la reinterpretación del lujo, ya que a veces tenemos esta idea, sobre todo en las ciudades, de que el lujo es tener más y para nosotros el lujo es tener acceso a estos espacios en los que estás rodeado de verde, tener un espacio compacto con todas tus necesidades en el que no te tienes que mover y poder romper la frontera entre el adentro y afuera.

NC: ¿En qué consiste la propuesta para el interior?

VG: Para el espacio interior diseñamos un muro que tiene una cama o sillón que es básicamente un espacio para dormir y relajarse, hay una cocineta con una mesa abatible que puedes sacar cuando lo necesites y un baño con una regadera que está básicamente en el jardín, esto con la idea de borrar aún más la distancia entre exterior e interior. Nuestras puertas abarcan todos los muros cortos entonces cuando se abren una trae el respaldo para proteger la vista de las azoteas de los vecinos y la otra es abatible y forma una pérgola para poder sentarte a la sombra.

NC: ¿Cuál fue el proceso de selección de materiales? ¿Sigue la línea sustentable que proponen?

PS: Todo lo que ocupamos para los jardines son maderas recicladas, la madera que se usaba para las vías del tren y que ya están sustituyendo por concreto nosotros la aprovechamos y la reciclamos para hacer la terraza y llenarla de vegetación.

VG: También estamos usando pino tratado que es la madera más sustentable porque viene de granjas de madera, por lo que no estás acabando con las selvas, además es un pino que no tiene aceites que contaminan, lo que además genera un envejecimiento del material más natural. También tenemos unas piezas de Helvex para el muro verde que tienen una tecnología que convierte el CO2 en oxígeno. Según nos explicaban, 100 m2 de este material equivale a una hectárea de árboles en términos de generación de oxígeno. También hay que tomar en cuenta que tenemos 50 m2 de superficie para captar agua y si llueve fuerte en 5 minutos llenamos 600 litros de agua que se potabiliza automáticamente. En este sentido otra cosa que hicimos para optimizar el aprovechamiento del agua fue que todas las demasías se van directo a las jardineras. Entonces no estamos tirando ni una gota de agua al drenaje, cosa que en la Ciudad de México estamos obligados a hacer. Así, aunque este es el Design House y es un ejercicio de interiorismo, nosotros quisimos integrar lo que realmente nos apasiona de nuestro trabajo.

NC: Este ejercicio es interesante porque le da la oportunidad a la gente de ver lo que se puede hacer en sus propios espacios y retomar ideas que encuentren aquí.

VG: Justo el jueves vamos a tener un video explicando todo el proceso del agua y del uso de los paneles fotovoltaicos. Usamos un dron para que se entienda cómo funciona el espacio cómo se conecta el adentro con el afuera. Lo que quisimos hacer en el interior es que las dos vistas sean los cuadros y, en términos de decoración, con estas varas ondulantes que hizo Pedro realmente no necesitas más. Sobre la selección cromática, aprovechamos la oportunidad de hacer algo divertido ya que normalmente usamos maderas naturales y colores más neutros entonces como esto es algo efímero quisimos algo con más impacto. El baño, el cual hicimos en colaboración con Kohler, tiene la misma lógica, el lavamanos tiene un diseño inspirado en la naturaleza y pusimos una regadera que se integra visualmente al exterior.

NC: Vemos que este año en Design House hay varias propuestas que se involucran de una u otra forma a temas de sustentabilidad. Con la crisis ambiental que se avecina, ¿cómo responde el diseño a estas necesidades?

VG: Ya no hay opción, diseñar de manera sustentable es lo que tenemos que hacer. Como arquitectos y diseñadores tenemos la obligación moral de hacerlo y ya no hay excusa. Yo lo llevo haciendo muchos años y al principio los clientes eran más renuentes, pero cada vez más clientes están viendo que funciona. Yo tengo la necesidad de compartir esto porque la gente cree que es caro, que es difícil y que no se puede, pero se puede hacer y muy bien.


Design House se encuentra en Monte Líbano 930, Lomas de Chapultepec V Secc., Ciudad de México y podrá ser visitada hasta el 28 de octubre de 2018 en un horario de 10:00 a 19:00 hrs.

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

Tejiendo historias de diseño

La galería de diseño Casa Gutiérrez Nájera y la empresa de tapetes de diseño Odabashian presentaron el pasado miércoles 5 de septiembre, dentro del marco del Hay Festival Querétaro 2018, la exposición Tejiendo historias de diseño, perspectivas contemporáneas desde la Ruta de la Seda.

Ver más