2 noviembre, 2018

Escuela en Strega

por Arquine | @arquine

 

Nombre del Proyecto: Escuela en Strega
Arquitectos: Amelia Tavella Architectes
Página del despacho: www.ameliatavella.com
Cliente: Santa Maria Siché
Electricidad, Ventilación e Ingeniería ambiental: Garcia Ingénierie
Ingeniería Estructura de Madera: T. Hulin
Economista: Beaumeco
Controlador: Socotec
Ingeniería Acústica: Acoustique & Conseil
Ubicación: Corsica, Francia
Fecha: 2018
Superficie: 1200 m2
Fotografía: WE ARE CONTENT(S)


 

En la antigua área ecuestre de la remota aldea de Sainte-Marie-Sicche, el proyecto de esta escuela pretende ser una integración armoniosa en un prado invadido por helechos y árboles.

El edificio, con la silueta de un invernadero, viene a deslizarse en su forma cónica entre dos robles centenarios.

La madera, omnipresente en este contexto, ofrece al edificio la oportunidad de vivir en una verdadera simbiosis con la naturaleza. Ofreciendo una aplicación delicada, este material natural es sobre todo sinónimo de comodidad. Una elección en total adecuación con el programa para los más pequeños.

La alternancia de sólidos y vacíos, propone contrastes entre la sombra y la luz.

Desde los antiguos edificios corsos, las piedras se redimensionan en el lugar antes de ser ensambladas. Este volumen ubicado hacia el norte y dirigido hacia el pueblo se convierte en un recordatorio de esta arquitectura ancestral tradicional.

El techo enfatiza el horizonte de las montañas circundantes que forman este escenario. Una línea discontinua sobre el suelo, consiste en un techo unitario, que permite un manejo bioclimático armonioso de la estructura.

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

Proyecciones de guerrilla en tiempos de COVID-19

La proyección tenía cinco pisos de ancho en un rascacielos a cientos de pies en el aire, en la calle 31, no lejos del Empire State Building. El texto completo comenzó como una lista de «Formas de ayudar» para cualquiera que estuviera mirando desde apartamentos cercanos, con recordatorios como «Lávese las manos» y «No se toque la cara», pero rápidamente pasó a una lista de demandas de mayor alcance.

Ver más