18 noviembre, 2018

Escuela pública de Sector Angeles

por Arquine | @arquine

 

Nombre del Proyecto: Escuela pública de Sector Angeles
Arquitectos: Norte Sur Arquitectos.
Página web del despacho: nortesurarquitectos.com
Arquitecto a cargo: Isidro Ramírez
Equipo de Diseño: Marco Carrillo
Ingeniería Estructural: Ingeniería Cañas
Ingeniería Electrica: Proeléctrica
Ingeniería Mecanica: Karina Ocampo
Administración de Proyecto: Javier Brenes, Carlos Fallas, Eylin Leiva
Constructura: Rovi de San Carlos
Superficie: 1803 m2
Fecha: 2018
Ubicación: Sector Angeles, Peñas Bancas de San Ramón, Alajuela, Costa Rica
Fotografía: Fernando Alda


 

Esta escuela pública es una colorida estructura bioclimática que intenta dignificar a una modesta comunidad agrícola ubicada en medio del bosque tropical húmedo. La escuela está ubicada en Sector Angeles, una remota comunidad agrícola ubicada a solo 15 kilómetros del bosque tropical húmedo de La Fortuna de San Carlos. Su población estudiantil está compuesta en un 90% por hijos de familias migrantes, en su mayoría hijos de mujeres jefas de hogar dedicadas a labores agrícolas y que viven por debajo del nivel de pobreza y en situación de vulnerabilidad social. Para la mayoría de los estudiantes, la escuela proporciona un ambiente seguro y su única comida completa del día, una de las principales razones para seguir asistiendo a la escuela.

Norte Sur Arquitectos se replanteó la imagen de la escuela pública e intentó renovar su presencia como entidad educativa y cultural estatal en la comunidad, para crear un hito colorido que interrumpe la monotonía del paisaje verde profundo. Su objetivo fue permitir a los estudiantes, a los padres de familia y al personal docente desarrollar una nueva conexión emocional y una imagen fresca y positiva de su espacio físico con el objetivo de fomentar un sentimiento de orgullo y pertenencia.

Con el fin de proporcionar un ambiente de aprendizaje confortable en una región tropical cálida y húmeda, donde la temporada de lluvias se extiende hasta nueve meses al año, la escuela consiste en una estructura que incorpora estrategias pasivas de control climático de bajo mantenimiento y bajo consumo energético. Los materiales y su disposición en la envolvente permiten al edificio respirar y transpirar mediante ventilación natural.

Su diseño se planteó desde la integración de sistemas prefabricados y materiales de bajo costo para obtener economía en la construcción y solucionar la escasez de espacio para almacenar materiales durante el proceso constructivo. Todo el programa se resuelve en un pabellón con tres niveles que aprovecha la topografía preexistente de un terreno estrecho. Un esqueleto de madera agrega calidez y ritmo con sus diagonales que rompen la horizontalidad del volumen y que cruza a través del edificio para unificar y alternar las diferentes alturas y escalas entre los diferentes niveles.

El pabellón contiene una galería donde las principales áreas de circulación se integran visualmente con los demás niveles. En el nivel principal e inferior, el amplio corredor es usado a la vez como un espacio polivalente para reuniones de la comunidad, eventos cívicos y sociales de la escuela y como área de juegos para los niños durante los días de lluvia.

Todas las aulas y las ventanas de la cafetería están orientadas hacia el norte para captar la luz indirecta a lo largo del día. Una piel translúcida sostenida por los marcos de madera suaviza y filtra los rayos solares directos desde el sur, mientras que permite la ventilación cruzada. Desde el nivel superior, la envolvente se desmaterializa para permitir la vista hacia el verde paisaje circundante.

 

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./