4 octubre, 2020

Enrique de la Mora: un provocador entre nosotros

por Juan Palomar Verea

 

El muy famoso en su tiempo Pelón de la Mora fue un arquitecto de excepción, un humorista consumado y un acabado y temible espadachín verbal. Enrique de la Mora y Palomar nació en Guadalajara en 1906. Fue hijo del muy destacado ingeniero y arquitecto Manuel de la Mora y del Castillo Negrete. Así es que de casta le venía al galgo.

La infancia tapatía de Enrique de la Mora se vio abruptamente interrumpida por un lamentable suceso. El ingeniero de la Mora había realizado, hacia 1906, los arreglos del edificio del Instituto de Ciencias, reabierto en ese año después de haber sido confiscado (robado) por el gobierno central. Se trata del actual edificio de la Prepa 1, que fue de  nuevo robado a los jesuitas en 1914 para ya no ser devuelto. En dichos arreglos se incorporaba una nueva escalera para mejorar la funcionalidad del inmueble. El caso es que, durante una fiesta escolar la escalera se llenó de niños disfrutando el espectáculo que se llevaba a cabo en el patio. Y de repente la escalera se cayó lastimando a varios espectadores.

El ingeniero de la Mora, ante ese fracaso, se fue con toda su familia a México. Perdió la tierra. Y en México, primero en Mascarones y luego en la Academia de San Carlos, el Pelón realizó sus estudios y se recibió como arquitecto. Su práctica fue abundante, original, muy atrevida. Posiblemente esos alardes constructivos y estructurales fueran una especie de revancha de la derrota del padre. A saber. Se casó con otra arquitecta destacada y muy gentil, Tatiana Azquenazy.

En Guadalajara, el Pelón dejó varias muestras de su genio y depurado oficio. Van algunas: la Escuela normal de Jalisco, conjunto muy sensato y armonioso que ha resistido impecablemente el paso del tiempo; incluye un muy noble anfiteatro griego que bien se podría utilizar más como sitio de espectáculos públicos. El edificio incorpora de manera ejemplar un mural de Chávez Morado. La iglesia de San Luis Gonzaga, con una cúpula muy notable (por la avenida Niños Heroes y la calle de Bruselas); la casa de Carlos Verea Corcuera, ahora demolida en la esquina nororiente de Vallarta y Miguel de Cervantes; el nuevo hospital civil, ahora irreconocible. Y otras.

En México, el Pelón construyó edificios, amistades, y alguna enemistad. Habiendo recibido por el director general de Bacardí el encargo de sus instalaciones en la carretera a Querétaro, estaba como siempre en la tertulia que presidía en el Sanborns de la Casa de los Azulejos. Llegó entonces el licenciado Ernesto Robles León, también tapatío y quien dirigía la empresa Bacardí. Sin más preámbulo llegó hasta el Pelón por la espalda y le sobó la calva. Dijo al mismo tiempo: “Mira, lisito como las nalgas de mi mujer”. Sin perder un instante el Pelón repuso, sobándose a su vez: “Mira, es cierto.” Las risas fueron estentóreas. El licenciado le quitó de inmediato al Pelón el encargo. Meses después, licenciado y arquitecto se encontraron en la misma tertulia matinal. “¿Cuánto le pagaste a Mies van der Rohe por el proyecto de Bacardí?, preguntó zumbón el tapatío. El licenciado le dijo, airado: “¿Y a ti que te importa Pelón?” “Nomás, dijo el arquitecto, para saber cuánto me costó el chiste.” Y se tomó otro café.

Se murió en 1978. Hubo una esquela que describe perfectamente al Pelón: “Enrique de la Mora: en su vida estuvieron presentes las alas del genio y una alegría traviesa. Enseñó nuevas formas de construir la casa de Dios. Lo quieren. Sus amigos.”

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

La ciudad: razones para su futuro

Es indudable que los tiempos que corren, dominados por la pandemia, vuelven más frágil el tejido mismo de la ciudad, su raíz más profunda: el ánimo y el temple de sus moradores.

Ver más
Publica

Bicicletas contra la peste

La bicicleta es, se ha dicho, uno de los más nobles inventos del hombre. Es una extraordinaria herramienta para hacer ciudad, para recorrerla a buen paso, para conocerla y quererla.

Ver más