23 noviembre, 2015

El Rey y yo

por Alejandro Hernández Gálvez | @otrootroblog

No se trata de la película ni del musical de Rogers y Hammerstein en que se basó —a su vez basado en la novela de Margaret Landon, Anna y el Rey de Siam, que deriva de las memorias de Anna Leonowens, institutriz de los 82 hijos del Rey Rama IV o Mongkut, de Siam, hoy Tailandia. Al sur, en Camboya, entre 1955 y 1970, Vann Molyvann estuvo a cargo del departamento de Obras Públicas y fue nombrado Arquitecto del estado por Norodom Sihanouk, Rey entre 1941 y 1955 y después, tras abdicar en favor de su padre, Primer Ministro, Jefe de Estado y de nuevo Rey entre 1955 y 2004. Sihanouk le encargó a Molyvann gran parte de la obra que imaginó para el nuevo régimen de Camboya, que recién había obtenido su independencia de Francia.

Vann Molyvann nació el 23 de noviembre de 1926. En 1946 obtuvo una beca y se fue a estudiar arquitectura en París. Diez años más tarde regresó a Camboya, donde fue uno de los primeros arquitectos con formación occidental y diploma de aquél país. Trabajando para Sihanouk diseñó el plan urbano de Phnom Penh y, en un lapso de trece años, más de cien edificios públicos, incluyendo el Teatro Nacional, los edificios de los Ministerios, el Palacio de Estado y el Complejo Deportivo Nacional. Dustin Roasa escribió en Los Angeles Times que Nordom Sihanouk veía a la arquitectura “como una manera de expresar las aspiraciones de progreso y modernidad del recién independizado pueblo de Camboya. Dirigió significativas porciones del presupuesto nacional a la construcción de proyectos y aprovechó la situación neutral de su país durante la Guerra Fría.” La relación de Molyvann con Sihanouk era cercana y directa. En una entrevista con Claire Knox publicada en el 2013, Molyvann dijo:

Sihanouk y yo éramos colegas. Le tenía un gran respeto. Puedo contarle la historia de la manera como daba órdenes, que inspiraba. Un día, en los años sesenta, me llamó junto con un ingeniero khmer entrenado en Francia, un físico y algunas personas más. Tuvimos una junta en el Palcio Real y nos dijo que acababa de regresar de Indonesia: “ellos se acaban de independizar y ya tienen muchas universidades, ¿por qué nosotros no? ¡Eso es el futuro!” Me dijo: “tu, Molyvann, crearás la Universidad Real de Phnom Penh.” Me dieron un pequeño auto italiano y salí a buscar estudiantes y maestros y académicos para crear el consejo de la universidad.

En 1970 Sihanouk, el Rey vuelto Primer Ministro, fue depuesto mientras estaba en Moscú; luego se exilio a China mientras en Phnom Penh fue sentenciado a muerte. Molyvann, su arquitecto, se exilió junto con su familia a Suiza donde, durante las siguientes dos décadas, fue consultor de las Naciones Unidas. Tras la caída del Khmer Rouge y luego de la República Popular de Kampuchea, En 1993 se restauró la monarquía y Sihanouk regresó a su país, sin ejercer realmente el poder. También Molyvann regresó  y fue puesto a cargo del cuidado de los templos de Angkor, puesto del que fue removido al acusar la corrupción del gobierno. Roasa dice que, ya sin contacto con el gobierno, Vann Molyvann ha visto el paisaje urbano de Phnom Penh transformarse: el gobierno actual no quiere dejar en pie nada anterior a 1979 y se imaginan que la ciudad debe ser como Shanghai o Bangkok, favoreciendo las construcciones en altura. Molyvann piensa que ya no hay futuro para sus edificios, muchos de los cuales han sido demolidos o alterados. El arquitecto del Rey no encontró su lugar en un mundo donde controlado por el mercado y los inversionistas. Molyvann piensa que, en su país, “el gobierno podría hacer algo para preservar los edificios —dice. Trabajan muy cerca de los desarrolladores inmobiliarios y podrían aconsejarles. Pero sólo están interesados en vender la tierra.”

Vann Molyvaan murió en Camboya el 28 de septiembre del 2017.

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

Mestizajes: de una exposición disonante

«Disonancias mexicanas» es una exposición que se presenta en el Museo Franz Mayer y que pretende, desde el diseño industrial, explorar la condición «mestiza» del mexicano etiquetándola como una «disonancia cognitiva», quedándose corta en su manera de entender tanto lo mestizo como la disonancia.

Ver más
Publica

La arquitectura [tal vez no] ha muerto

Alvaro Siza declaró que la arquitectura está agonizando. Quizá lo que se está transformando o extinguiendo es la figura del arquitecto como autor. Quizá hay que darle la vuelta al mito y el nacimiento de un habitante emancipado deba pagarse con la muerte del arquitecto-autor.

Ver más