2 junio, 2017

El programa arquitectónico del PRD para el D.F.

por Isaac Broid | @IsaacBroid

Ciudad_Vista_Aerea-2

Este texto fue publicado en la sección Controversia del número 2 de Arquine, invierno de 1997 | #Arquine20Años

La ciudad que amamos y padecemos los capitalinos es lo que es por la conjunción de múltiples fuerzas que determinan su morfología, tanto horizontal como vertical. Los últimos gobiernos, en parte por demagogia, en parte por una necesidad real de oír sus voces, les han dado un peso excesivo en la toma de decisiones. Para muestra basta sólo un botón: las asociaciones vecinales, celosas de sus terruños, han influido fuertemente para que la mayor parte de la ciudad sea habitacional con densidad muy baja. Áreas tradicionalmente de usos mixtos tratan de convertirse en unidades plurifamiliares exclusivamente debido a la miopía de sus propios habitantes.

En su propuesta para un desarrollo urbano sustentable, Cuauhtémoc Cárdenas habla de la necesidad de densificar la ciudad para aprovechar la dotación existente de infraestructuras y servicios urbanos. Dice que sus políticas tratan de revertir un proceso que ha propiciado el crecimiento urbano extensivo, disperso y anárquico que acaba con la tierra agrícola y las reservas naturales, eleva irracionalmente los costos sociales y económicos de la dotación de servicios e infraestructura, incrementa el tiempo y el costo del transporte, limita la productividad de los trabajadores y multiplica las fuentes móviles y fijas de contaminación.

Para lograrlo se necesita densificar los sectores urbanos más consolidados e ir en contra tanto de fraccionadores rapaces como contra grupos de escasos recursos económicos que invaden los bordes de las ciudades en busca de espacio para construir sus viviendas unifamiliares. Tendrá que ir en contra de su programa mismo, ya que ahí apoya a grupos de autoconstrucción de viviendas cuando éstos, tradicionalmente, se ubican en los limites, fomentan el crecimiento desordenado y construyen con muy baja densidad de ocupación de suelo, de la misma manera que las áreas para la población de mayores recursos económicos.

Elegir un gobierno democrático implica que una mayoría otorgue su confianza a un grupo que considera capaz para tomar decisiones. “Un nuevo gobierno comprometido con los ciudadanos, que garantice un crecimiento económico sostenido y sustentable, para que los procesos urbanos no se tornen elitistas, excluyentes y depredadores” no implica estar solicitando aprobación y consentimiento a pequeños grupos en cada caso particular del desarrollo urbano de nuestra ciudad. Un gobierno de políticos capaces escucha las opiniones de los ciudadanos para que ellos, con una visión de totalidad, elaboren planes y actúen en consecuencia con ellos, reduciendo a los agentes que finalmente sólo son obstáculos para conseguir licencias de construcción. Para ello, el nuevo gobierno nos tiene que demostrar su inteligencia, su honestidad y su eficiencia. Si así fuese, los habitantes no desconfiaríamos de quien nos gobierna.

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

Arquitectura y lugar

La arquitectura es un hecho cultural, cuyo propósito es ayudar al ser humano a darle significado a su existencia. Arquitectura y lugar por Isaac Broid es un texto que forma parte del libro Grandes Lecciones II.

Ver más
Publica

Arquitectos vs. arquitectos (II)

Isaac Broid responde a Francisco Pardo sobre su texto ‘Arquitectos vs. Arquitectos’ en relación a la exposición ‘Arquitectura en México 1900-2010’: «Resulta que, además de endilgarnos todos los males de la ciudad contemporánea, ahora los arquitectos somos antropófagos. (…) Pardo acusa a González de León de ‘necesitar’ destruir el edificio de autoservicio Lomas, de Vladimir Kaspé».

Ver más