3 noviembre, 2017

El monumento y sus afectos

por Christian Mendoza

 

Cynthia Gutiérrez, Inhabiting Shadows (Habitando sombras), 2016 | ‘Monumentos, anti-monumentos y nueva escultura pública’ en el Museo de Arte de Zapopan

 

En 2014, el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona convocó a una exposición titulada Nonument. La muestra buscaba reflexionar sobre el sentido del arte hecho para espacios públicos. Los gestos occidentales suelen estar sostenidos en esas vistas panorámicas que pretenden abarcar condiciones complejas en una sola conclusión. Bartomeu Marí, el director de la institución, declaró para el periódico ABC: “Es un momento de cambios profundos en la sociedad y desde las prácticas del arte, en los vínculos entre evento, conmemoración, estética y ciudad. Por eso creemos que es interesante la voz de los artistas”. Para revisar esos momentos tan complejos, Nonument reunió a 28 artistas de distintas nacionalidades, mezclando ensayos de monumentos con arquitecturas imaginadas. La crítica al arte público queda en que este puede ser diverso y contemporáneo.

Vista de la instalación ‘Monumentos, anti-monumentos y nueva escultura pública’ en el Museo de Arte de Zapopan
Vista de la instalación ‘Monumentos, anti-monumentos y nueva escultura pública’ en el Museo de Arte de Zapopan

 

Ciertamente, ninguna exposición puede abarcar en su totalidad la manifestación artística que sea. Aún cuando se intente, no se alcanzará otra cosa más que canonizar, desde parámetros museísticos o curatoriales en específico, una visión de lo que es un campo artístico. Las miradas particularizadas resultan más productivas. Tomemos el caso del México durante los años posrevolucionarios. El Estado, apenas conformándose, produjo una estética que operó no solo a través de piezas de arte, sino también de un aparato de instituciones que funcionó (y a veces, continúa funcionando) como el guardián de un gusto nacional. Hasta la fecha, el simple hecho de ocupar cualquier calle en las ciudades del país equivale a mantenerse en un diálogo permanente con objetos patrimoniales, encarnaciones del espíritu de la patria. Por ello, las más de las veces el espacio en sí mismo marcha como contenedor de cierto conservadurismo mexicano, detentado por autoridades y por ciudadanía. Según sus perspectivas, el ambulantaje afea el espacio público, así como las protestas, los grafitis, la prostitución, los campamentos disidentes y un largo etcétera.

Vista de la instalación ‘Monumentos, anti-monumentos y nueva escultura pública’ en el Museo de Arte de Zapopan

 

La exposición Monumentos, anti-monumentos y nueva escultura pública, curada por Pablo León de la Barra y recientemente inaugurada en el Museo Universitario del Chopo, revisa la difícil relación de Latinoamérica con sus objetos públicos. El discurso expositivo propone que el monumento puede enmarcar de una manera mucho más precisa el proceso modernizador de México y Latinoamérica. Es significativo que la exposición tome como punto de partida la Ruta de la Amistad, conjunto escultórico pensado ex profeso para las Olimpiadas de 1968 y que anunció, ornamentalmente, la disposición de México para ingresar a un proceso económico cuyo relato era la prosperidad nacional. Después de la globalización, las guerras internas y la democracia cada vez más fallida, la obra, físicamente, se encuentra venida a menos. Poniendo en el centro el deterioro de lo que fuera un símbolo, las obras seleccionadas generan múltiples lecturas que no atienden únicamente los aspectos objetuales del monumento. Ya sea como una señal que marca la existencia de productividades informales, como el multicitado Obelisco roto para mercados ambulantes de Eduardo Abaroa, o como una reflexión sobre las fracturas históricas, accionadas en la obra de Cynthia Gutiérrez, se plantea que al monumento se le debe de entender dentro del todo público: dentro de la plaza, de la representación identitaria, de las interpretaciones afectivas o de la protesta.

Vista de la instalación ‘Monumentos, anti-monumentos y nueva escultura pública’ en el Museo de Arte de Zapopan
Ximena Labra, Cabeza de Juárez, 2010. Monumento para bailar | ‘Monumentos, anti-monumentos y nueva escultura pública’ en el Museo de Arte de Zapopan

 

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

Algo más que sólo un beso

En distintos contextos, un beso ha significado que las definiciones de lo personal o de lo colectivo se tengan que resignificar. Los límites en los que una muestra pública de afecto puede desatar incomodidades —supuestamente morales, en realidad políticas— se encuentran definidos por lo que los habitantes de distintas ciudades en diferentes épocas piensan que es lo privado y lo público.

Ver más
Publica

Xochimilco en el siglo XXI

Una de las afirmaciones del libro «Xochimilco en el siglo XXI» (Turner, 2021), de Luis Zambrano y Rubén Rojas, es que «la ciudad no puede vivir sin Xochimilco y no lo ha podido hacer desde su fundación. Esta simbiosis de aproximadamente dos mil años, que ha sido altamente benéfica, sólo se ha roto en las últimas décadas. La ruptura es reciente, pero ha sido tan grande que está poniendo en peligro tanto a Xochimilco como a la ciudad misma.»

Ver más