10 julio, 2015

El inventor, el empresario, el arquitecto y su amante

por Alejandro Hernández Gálvez | @otrootroblog

nikola-tesla-and-his-wardenclyffe-tower-and-laboratory41

Se dice que soy una de las personas que más duro ha trabajado, y probablemente así sea, si podemos equiparar el pensar con una labor, pues he dedicado a eso casi la totalidad de mis horas en vela. Pero si trabajar se entiende como el desempeño preciso en un tiempo específico según alguna rígida regla, entonces debo ser el peor de los holgazanes.

Así se describía Nikola Tesla, que nació el 10 de julio de 1856 en Smiljan, Croacia, aunque su familia era de origen serbio. Científico, ingeniero e inventor, Tesla estudió en el Politécnico de Graz, Austria. Se dice que era capaz de resolver una integral en su cabeza, como quien multiplica dos por dos. Sin embargo, abandonó la escuela y tras estar en Praga y Budapest terminó trabajando para la compañía Edison en Francia. En junio de 1884 fue trasladado a Nueva York donde empezó a trabajar directamente para Edison en Manhattan. Tesla rediseñó los generadores de Edison y, cuando éste no le pagó la prima de 50 mil dólares que según aquél le había prometido por hacerlo, renunció y fundó su propia empresa: Tesla Electric Light & Manufacturing. A principios de 1900, Tesla construyó su laboratorio, Wardenclyffe, en East Shoreham, Long Island. Además de su famosa torre, con la que experimentó la transmisión de energía eléctrica sin el uso de cables, el complejo contaba con un edificio de ladrillo diseñado por su amigo, el arquitecto Stanford White.

McKim,_Mead_and_White_crop

White nació el 9 de noviembre de de 1853 en Nueva York. Su padre era un estudioso de Shakespeare, sin dinero pero con suficientes relaciones entre la élite cultural de la ciudad, incluyendo a Frederick Law Olmsted, el paisajista que diseñó, entre muchos otros parques, el Central Park. Suzannah Lessard, bisnieta de White y autora de The Architect of Desire: Beauty and Danger in the Stanford White Family, dice que fue éste quien recomendó que White se hiciera arquitecto, en vez de pintor, que era lo que deseaba. White no estudió arquitectura en una escuela: su padre no podía pagar el viaje a París, donde cualquier arquitecto respetable de aquellos tiempos debía estudiar. En 1870 entró a trabajar al despacho Gambrill & Richardson, donde se volvió mano derecha de Henry Hobson Richardson —“en quien encontró la figura de un padre y de un mentor,” dice Lessard. Por seis años trabajó con Richardson. En 1878 emprendió un viaje de año y medio por Europa. Al regresar se asoció con Charles Follen McKim y William Rutherford Mead y formaron el despacho más prestigioso en Nueva York y del país. “Antes de cumplir treinta años —escribe Lessard—, estaba en camino a convertirse en el más famoso arquitecto de los Estados Unidos. Los años 80 del siglo XIX fueron grandes años para él y para McKim y Mead. En esos años diseñaron muchos palazzi dentro y a las afueras de Nueva York y White se convirtió en el arquitecto más exitoso e influyente del país.” En 1889 diseñaron el arco triunfal en Washington Square, el segundo Madison Square Garden —donde tenía un departamento—, edificios públicos para la Universidad de Nueva York y muchos en otras ciudades. El último edificio que diseñó fue el laboratorio de Tesla.

Wardenclyffe_Tower

El 25 de junio de 1906, Harry Kendall Thaw asesinó a Stanford White en la terraza del Madison Square Garden. Thaw nació el 12 de febrero de 1871. Era hijo del magnate del carbón y los ferrocarriles de Pittsburgh William Thaw. A pesar de multiples problemas de conducta desde niño, el nombre de su padre logró hacer que Thaw entrara a la universidad, primero en Pittsburgh y luego en Harvard, de donde finalmente fue expulsado. Thaw se mudó a Nueva York e intentó ser parte de la alta sociedad de la ciudad, pero siempre supuso que había alguien que se lo impedía: el famoso arquitecto White. Thaw llevó su obsesión al extremo de cortejar y finalmente casarse con Evelyn Nesbit, cantante y modelo que había sido, además, amante de White, quien le recomendó ignorar las propuestas de Thaw. En el New York Times del 26 de junio de 1906 se lee:

Harry Kendall Thaw de Pittsburg, esposo de Florence Evelyn Nesbit, antigua actriz y modelo de artistas, le disparó y mató a Stanford White, el arquitecto, en el techo del Madison Square Garden a las 11:05 de anoche, justo cuando la primera representación de la comedia musical «Mamzelle Champaghe» estaba por terminar. Thaw se levantó de su lugar, cerca del escenario, pasó entre varias mesas y, a la vista de los actores y otras personas, le disparó en la cabeza.

En otra nota del mismo día se lee que “los amigos del señor Thaw dijeron que desde hace tiempo había resentimiento entre los dos hombre debido al interés que Stanford White tuvo por la señorita Nesbit, ahora señora Thaw.” El asesinato del más prestigiado arquitecto de los Estados Unidos a principios del siglo XX fue calificado por la prensa como el crimen del siglo. Thaw fue juzgado dos veces; en el primer juicio el jurado no llegó a un veredicto unánime y en el segundo Thaw se declaró mentalmente incapaz y fue recluido en un hospital psiquiátrico del que escapó en 1915 para ser arrestado de nuevo un año después. En 1924 fue puesto en libertad. Murió de un ataque al corazón el 22 de febrero de 1947. Tesla había muerto tres años antes, el 7 de enero de 1943, en la habitación 3327 del hotel New Yorker, sólo y sin dinero. Evelyn Nesbit, que tuvo un hijo, supuestamente de Thaw, en 1910 y se divorció de éste en 1915, murió el 17 de enero de 1967. En su testamento Thaw le dejó el uno por ciento de su fortuna: diez mil dólares.

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

Mestizajes: de una exposición disonante

«Disonancias mexicanas» es una exposición que se presenta en el Museo Franz Mayer y que pretende, desde el diseño industrial, explorar la condición «mestiza» del mexicano etiquetándola como una «disonancia cognitiva», quedándose corta en su manera de entender tanto lo mestizo como la disonancia.

Ver más
Publica

La arquitectura [tal vez no] ha muerto

Alvaro Siza declaró que la arquitectura está agonizando. Quizá lo que se está transformando o extinguiendo es la figura del arquitecto como autor. Quizá hay que darle la vuelta al mito y el nacimiento de un habitante emancipado deba pagarse con la muerte del arquitecto-autor.

Ver más