18 septiembre, 2016

El cine y la ciudad

por Francisco Brown | @pancho_brown

lk

La próxima semana se inaugura la VIII edición del Festival de Cine de Arquitectura y Diseño de Nueva York, el más grande de su tipo en la región. Un formato único para entender y conocer historias del mundo del diseño. Conversé con Kyle Bergman, su director, para que cuente un poco de esta fascinante iniciativa.

Francisco Brown: Cuéntame un poco sobre el Festival de Cine de Nueva York. ¿Cuándo y, sobre todo, por qué iniciar un festival de cine dedicado al mundo del diseño y la arquitectura?

Kyle Bergman: Empezamos hace ocho años, en un formato bastante pequeño, casi a modo experimental y, de hecho, la primera edición no fue en Nueva York, sino en un pequeño pueblo en Vermont. Este evento, al que asistieron casi 1000 personas, nos sirvió como una especie de modelo a escala que al siguiente año trasladamos a la Gran Manzana y ahí se quedó desde entonces. Somos el festival más grande de cine sobre diseño y arquitectura en el país. Recibimos alrededor de 250 filmes al año y escogemos 30; nos visitan entre 1200 a 1500 personas.

FB: Es un proceso bastante selectivo. ¿Qué criterios son importantes para el jurado para ser seleccionar una obra?

KB: Nos interesan películas que sean de enorme interés a la comunidad del diseño y, además, con historias suficientemente buenas para que atraigan al público general. De hecho, al hacer un sondeo de la audiencia en festivales pasados, los asistentes son casi un 50% de profesionales del diseño y 50% público que no tienen ninguna relación con esta disciplina y están ahí para ver una buena película y pasarlo bien.

El buen diseño sólo puede existir con clientes que estén dispuestos a invertir en ello, que entiendan el valor y la trascendencia de esta disciplina. Estas historias informan de temas diseño, arquitectura, ciudad; lo saca de los círculos de la profesión y fomenta el debate en la palestra pública.

FB: Tú eres arquitecto de profesión y has ejercido una gran parte de tu vida como tal, ¿Por que hiciste el cambio al mundo del cine?

KB: Bueno, para mí hacer filmes y hacer arquitectura es bastante similar, porque ambas pretenden contar una historia y ambas son una combinación de arte y ciencia. Los arquitectos y directores de cine son generalistas, están entrenados para ver el big picture, y forman equipos multidisciplinarios para ver su visión realizarse. Sin un ingeniero estructural no hay obra, sin un director de fotografía o de sonido no hay película.

Cuando estaba en la universidad tomé cursos de arquitectura y de cine, luego terminé decidiéndome por arquitectura. El festival me pareció la mejor forma de juntar estas dos pasiones nuevamente.

FB: Volviendo al contenido del festival. Es interesante que exista una producción tan extensa de películas y cortos sobre arquitectura y diseño. ¿Crees que es ésta una tendencia para satisfacer un género bastante especializado?

KB: Pues no necesariamente, una de las películas más reconocidas en este género, como dices tú, fue la de Mi Arquitecto, sobre Louis Khan,  que terminó nominado para un Premio de la Academia por ser una historia sumamente humana. Este año, por ejemplo, tenemos la película sobre Stefan Zeigmeister, que debutó en el festival de cine de Tribecca, y es otra maravillosa historia sobre la metodología analítica y poética de este talentoso diseñador.

FB: El año pasado el evento que más me llamó la atención fue Short Film Walk Tour en Soho. La forma en la que logra engranar la ciudad —en este caso el área de diseño de Soho— con un formato de cine tan interesante como el de los cortos, me pareció muy acertado. Es fascinante ver a la audiencia ir de tienda en tienda, viendo mobiliarios y lámparas, tomándose una copa y viendo un corto. En la mayoría de los casos, había alguna relación entre el corto y la tienda, me pareció genial. Cuéntame más sobre esta parte del festival.

KB: Estoy completamente de acuerdo contigo, aunque el festival tiene ya ocho años, la caminata por Soho, tiene apenas tres. Está pensado como la antesala del festival, siempre se realiza unos días antes que éste empiece. Estamos muy orgullosos de haber creado una plataforma tan exitosa para conectar a distintos protagonistas del mundo del diseño: desde arquitectos, clientes, galerías, showrooms y cineastas, todo en un formato muy informal y urbano. Además, fue la mejor oportunidad para mostrar una gran cantidad de cortos de cine, que no podríamos mostrar en el festival por cuestión de tiempo y formato.

FB: ¡Muchísimas gracias y mucha suerte!

KB: Gracias a Arquine.

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

Liz Diller y la influencia de la arquitectura

Esta semana, la prestigiosa revista TIME publicó su lista anual con las 100 personas más influyentes del mundo. En ella sólo aparece una representante de la disciplina de la arquitectura: Liz Diller. Conversamos con ella sobre su práctica en relación al arte y cómo los proyectos pueden interactuar con su contexto inmediato

Ver más