12 octubre, 2014

Duplicidad en Mies

por Carlos Lanuza | @carlos_lanuza_

Podríamos hablar de redundancia a partir del título de una película del 2009 escrita y dirigida por Tony Gilroy, Duplicity, y el tema que de alguna manera pretender abordar este escrito a partir de dos edificios de Mies van der Rohe.

Nos serviremos en este caso para hacer una correspondencia bastante fácil al comparar dos edificios proyectados por el mismo arquitecto. En primer lugar tenemos el edificio Seagram de Nueva York (1954-1958), sede de una empresa muy importante de destilados –de ahí la ginebra Seagram-, ubicado sobre Park Avenue; emblema de la ciudad por su elegancia, por la polémica que despertó con su construcción: tanto por la riqueza de sus materiales, como por la manera en que se implantó en la ciudad haciendo cambiar las ordenanzas municipales.

Muchos escenarios que sirvieron para rodar escenas de esta película son edificios emblemáticos de la ciudad de Nueva York, entre ellos la Lever House y el Chase Manhattan Bank, pero se escoge el edificio Seagram como símbolo de poder y elegancia para que sea la oficina del director de una de las empresas protagonistas de la trama.

mies_1Fotograma de la película Duplicity.

El Seagram ya forma parte de la cultura popular arquitectónica, es un icono de la ciudad y de los edificios de oficinas en altura, pero muy poca gente conoce su hermano gemelo, construido en Baltimore, el edificio One Charles Center (1960-1963). Este proyecto surge a raíz de un concurso llevado a cabo en 1960 como parte de un plan de renovación urbana de la ciudad, en el que Marcel Breuer también participa con una propuesta.

mies2Fachada lateral del edificio Seagram en Nueva York.

Si el Seagram Building en Nueva York es el primer edificio de oficinas en altura construido con una estructura portante de acero proyectado por Mies van der Rohe, el edificio One Charles Center será su primer edificio de oficinas en altura construido con una estructura portante de hormigón armado. Viendo imágenes de ambos edificios fácilmente encontramos una correspondencia, ya que en el segundo caso, esta estructura se encuentra revestida de superficies metálicas que lo asemejan mucho al Seagram.

Para este segundo edificio mencionamos una serie de televisión llamada The wire (2002-2008) , escrita y producida por David Simon. La serie es ambientada en la ciudad de Baltimore en Estados Unidos, y basa su trama en la resolución de casos relacionados con drogas y mafia. En la serie, la sede del departamento de policía de la ciudad se encuentra ubicada en el One Charles Center, y en ella se muestran los interiores de las oficinas del edificio.

mies3Fotograma de la serie The wire.

En ambos casos, tanto en el Seagram como en el One Charles Center, los escenarios se corresponden con el uso original del edificio, pero divergen en la atmósfera que se pretende dar a ambos espacios, mostrando en el One Charles Center un ambiente de oficina estatal en la cual se nota el trabajo cotidiano, menos ascético que en el caso del Seagram.

mies4Planta arquitectónica del edificio Seagram en Nueva York. (por Carlos Lanuza)

Si bien los materiales y las dimensiones cambian, en ambos casos el espacio de oficinas como tal, es el mismo: tenemos una planta típica en forma de T que se eleva en toda su altura con el núcleo de comunicación vertical en el centro, un muro cortina que envuelve el edificio con montantes de acero colocados de manera vertical y carpinterías metálicas con superficies de vidrio.

mies5Planta arquitectónica del edificio One Charles Center en Baltimore. (por Carlos Lanuza)

Comparando la sección de la fachada de ambos edificios, observamos como en el caso del One Charles Center rebaja el nivel de la losa ahí donde se colocan los ductos de ventilación para obstruir lo menos posible las vistas hacia el exterior. A pesar de la diferencia de ambos encargos, por una parte una empresa que da libertad para el desarrollo del proyecto y por otra un concurso en el cual prima el factor económico, observamos que la calidad espacial se mantiene constante a través de la adaptación de la técnica, Mies logra “duplicarse” una vez más a pesar de las circunstancias.

mies6Alzado, sección y vista en planta del muro cortina del edificio Seagram de Nueva York y el One Charles Center respectivamente. (por Carlos Lanuza)

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

lacaton&vassal: espacio libre-transformación-habiter

Hace no tanto, la moda era marcada por las revistas que incluían patrones. En la mayoría de los casos, ni quien usaba esa ropa ni quien la cosía había visto un desfile de moda, pero cierto conocimiento se trasladaba a través del papel. ¿Podemos pensar los libros y catálogos de exposiciones de arquitectura de la misma manera?

Ver más
Publica

Conversación con Florian Strob: la Bauhaus y la literatura

A lo largo de toda la modernidad podemos encontrar grandes trabajos teóricos sobre arquitectura o diseño. Se podría decir que el éxito de una parte de la arquitectura moderna se debe a que sus exponentes eran buenos comunicándose con el gran público fuera de la disciplina, y eran conscientes de ello. Una de mis citas favoritas sobre la importancia de escribir sobre arquitectura es de Adolf Loos: “Yo no necesito dibujar mis proyectos. Una buena arquitectura que deba ser construida puede ser escrita. El Partenón puede ser escrito.”

Ver más