13 junio, 2014

Condenados a ser modernos

por Alejandro Hernández Gálvez | @otrootroblog

fundamentals

Mexico (3)

La participación mexicana en la 14ª Muestra Internacional de Arquitectura de la Bienal de Venecia tuvo varios momentos. Una convocatoria tardía al primer concurso que se hace para la curaduría de este pabellón. Además de haberla hecho a destiempo —acaso sin ganas—, la convocatoria tenía varios puntos débiles. Hoy, viendo el espacio en que se presenta México, sospecho que en su momento ni siquiera tenían claras las condiciones del sitio: con una entrada de lado más que frontal, mismas que supongo ignoraban los concursantes —sólo eso explica que la propuesta ganadora y otras más de las presentadas asumieran como un hecho una vista frontal y completa.

Para el concurso, Bellas Artes pedía equipos conformados por arquitectos, museógrafos e historiadores, pero la selección no parece haberse basado en esos tres aspectos sino en cierta intuición de jurados que tal vez valoran más la imagen que atienden al contenido y privilegian el gusto sobre el análisis. El proyecto ganador —a cargo en la parte arquitectónica de Julio Gaeta y Luby Springall con la colaboración de Catherine R. Ettinger, historiadora, y Salvador Quiroz, museógrafo— proponía una lectura en dos partes. La primera, ocho registros temáticos y la segunda, en la elipse central, presenta en formato de video una serie de entrevistas e imágenes de proyectos modernos y otros contemporáneos.

Mexico (4)

Sorprenden varias cosas. Técnicamente parece que la proyección visible tanto desde el interior como al exterior no funcionó: hacia afuera, cuando se ven, las imágenes son borrosas y demasiado tenues. En cuanto a la lectura sobre la modernidad en México, dada la participación de Ettinger, editora de un reciente libro titulado Otras modernidades: arquitectura del interior de México, 1920-1960, sorprende que se haya caído de nuevo en la tentación ante la que muchos cedemos: ver sólo al centro. Hay problemas muy complejos que, por buscar tratar muchos temas, apenas se bosquejan, como la vivienda: de las vecindades, siguen Legarreta y O’Gorman, luego Pani, luego el Infonavit, luego la crisis y termina de nuevo con vivienda autoconstruida. Sin embargo, incluso resumido así, queda claro que la modernidad no es homogénea ni hegemónica. Por eso cuando, entrevistados, Ernesto Alva, Félix Sánchez, Julio Amezcua y Francisco Pardo, Mauricio Rocha y Francisco Serrano responden, casi al unísono, que sin duda México es, ha sido y será moderno, parece una afirmación demasiado básica, como de propaganda oficial —acaso algo favorecido por nuestra burocracia cultural pues, en sus textos del catálogo, tanto Rafael Tovar y de Teresa como Maria Cristina García Cepeda no hacen sino repetir el lugar común con la seguridad de quien descubre un continente.

Mexico (2)

De nuevo, en ese sentido de no cuestionar lo que la(s) modernidad(es) puede(n) significar en nuestro contexto, la conclusión resulta sorprendente. El cierre, titulado una nueva arquitectura, sólo presenta cuatro proyectos: 13 de septiembre, de Javier Sánchez; la Biblioteca José Vasconcelos, de Alberto Kalach; la escuela de Artes Plásticas de Oaxaca, de Mauricio Rocha; y, finalmente, el Memorial a las víctimas de la violencia en México, doblemente problemático al ser, primero, obra de los curadores del pabellón y, segundo, porque al presentarlo ahí y así parece que se trata de un capítulo cerrado cuando se siguen sumando muertos y desaparecidos por miles cada año.

En fin, aun discrepando de la postura de los curadores, hay que reconocer que fue la ganadora en un concurso abierto y que seguramente el escaso tiempo y presupuesto fueron los menores problemas con que se enfrentaron. Tal vez el mayor —al que nos seguiremos enfrentando mientras no trabajemos por cambiar las cosas— sea la acostumbrada improvisación de nuestra burocracia cultural, tan acostumbrada, eso sí, a inscribir sus nombres en mayúsculas al principio de cada proyecto.

Mexico (1)

Créditos fotográficos: Pabellón de México | …condenados a ser modernos | Fotografías por Andrea Avezzù | Cortesía de la Biennale di Venezia | 14 Exhibición International de Arquitectura, Fundamentals, la Biennale di Venezia

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

Si Venecia muere

Si Venecia muere, dice Salvatore Settis, no será la única cosa que muera: la misma idea de ciudad —como un espacio abierto donde la diversidad y la vida social pueden desenvolverse, como la creación suprema de nuestra civilización, como el compromiso con una promesa de democracia— también muere con ella.

Ver más
Publica

Afuera

Salir a recorrer las calles de una gran ciudad es perderse porque es, también, salir de sí mismo. Trocar una intimidad conocida por la variable compañía de los extraños; una soledad por otra, pública.

Ver más