2 diciembre, 2020

Casa Quattro

por Arquine | @arquine

 

Nombre del proyecto: Casa Quattro
Arquitectos: LCA architetti
Página web: lcarchitetti.com
Superficie: 200 m2
Ubicación: Magnano, Italia
Fotografía: Simone Bossi
Fecha: 2020


 

 

Casa quattro diseñada por LCA architetti (Luca Compri Architects) es una casa sostenible caracterizada por una arquitectura extremadamente simple. La propiedad está ubicada en un pequeño pueblo cerca de Milán, los propietarios son una joven pareja de informáticos que han decidido vivir y trabajar en estrecho contacto con la naturaleza.

El edificio está situado a las afueras del pueblo y tiene vistas a un pequeño bosque de acacias. En la planta baja encontramos la entrada, la cocina, un dormitorio, un estudio, dos baños, un lavadero y un amplio salón; En el entrepiso hay un pequeño gimnasio, un dormitorio, un baño y un estudio con vista al living.

El centro de la casa se caracteriza por un espacio a doble altura lleno de luz natural, totalmente acristalado al norte y parcialmente al sur; con el fin de establecer un diálogo directo con el paisaje externo libre de muros que obstruyan la vista. El espectáculo único y maravilloso del cielo, el campo y el bosque son una presencia constante en la vida cotidiana de la casa y de las personas que la habitan.

En el exterior, la sencillez de la composición arquitectónica recuerda a las pequeñas granjas y graneros de la campiña lombarda, haciendo de la casa un edificio primitivo desprovisto de cualquier elemento no esencial. La naturaleza también guía la elección de los materiales de construcción: madera para la estructura básica, paja de arroz y corcho como aislantes; Los acabados y muebles interiores son en piedra y madera de roble.

El único «capricho» decorativo se refiere al procesamiento superficial del aislamiento externo en corcho visible: las losas se pantografiaron en 3D y se decoraron de manera excéntrica, en contraste agudo pero deliberado con el alma pobre de la casa, la naturalidad del material hace las fachadas de la casa vivas y vibrantes de luz.

La intención era ennoblecer elementos (corcho y paja) muy pobres en sí mismos para resaltar sus características únicas en términos no solo de sostenibilidad, eficiencia y durabilidad sino también y sobre todo de belleza estética.

El edificio se autoalimenta gracias a los aportes de energía solar pasiva y activa, eliminando consumos y emisiones de C02; los materiales utilizados son casi completamente naturales y se pueden reciclar fácilmente una vez que se desmantela el edificio.

La voluntad del diseñador y de los clientes fue trabajar en un proyecto bioecológico, éticamente correcto, con un alma simple y natural y una arquitectura desnuda casi primitiva.

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

Edificios del futuro, ¿edificios inteligentes?

Pensar en un edificio inteligente lleva a imaginar un conjunto de posibilidades asociadas al deseo humano de controlar el ambiente que habita: el diseño y control de iluminación artificial en complemento a la luz natural, el confort térmico y acústico de acuerdo con el programa del espacio y la hora del día, control de accesos y otras posibilidades que facilita el avance tecnológico.

Ver más