8 mayo, 2018

Casa Bruma

por Arquine | @arquine

 

Proyecto Arquitectónico: Fernanda Canales + Claudia Rodríguez
Proyecto de Paisaje: Claudia Rodríguez
Equipo: Hugo Vargas, Aarón Jassiel, Alejandra Téllez
Construcción: CM2 | Luis Cayuela
Ingeniería Estructural: Grupo SAI | Gerson Huerta
Fotografía: Rafael Gamo
Superficie Construída: 600 m2
Ubicación: Estado de México, México
Fecha: 2017


 

Se trata de un proyecto que replantea la idea de casa y estructura distintos espacios alrededor de un gran patio. Esta solución se debe a la necesidad de respetar todos los árboles existentes del terreno y al deseo de que cada espacio reciba luz de mañana y de tarde. Esto produjo una especie de casa explotada, donde la vivienda se compone por bloques aislados que giran dependiendo de las vistas y la orientación y se acomodan para librar la vegetación existente.

El programa se resuelve en nueve bloques para que cada zona tenga cierta independencia y, al mismo tiempo, una relación con los distintos espacios. Los bloques de cocina-comedor sala- habitación principal y habitación de hijos se vinculan por medio de unos pasos techados. El resto: dos bloques para habitaciones de invitados, servicios y cochera terminan de conformar el patio central y permiten que cada bloque dé hacia este patio y se abra hacia el otro extremo generando vistas privadas pero totalmente abiertas hacia el paisaje. Dos bloques albergan terrazas en azotea, mientras el resto de las techumbres se conforma por azoteas verdes.

Cada bloque tiene un altura distinta que corresponde tanto a su ubicación particular dentro de una topografía con fuertes desniveles como a las distintas jerarquías de cada espacio. La habitación principal se ubica en un segundo nivel, sobre la habitación de los niños y sobre un estudio que tiene su propia terraza. Un estudio más amplio se ubica sobre el comedor y es desde ahí que se accede a una de las terrazas de la azotea, que se encuentra sobre la sala. A la otra terraza en azotea se accede desde una escalera en el patio central, que resalta la independencia de los bloques pero también las secuencias y comunicaciones que existen entre ellos.

La casa se conforma por cuatro materiales: concreto aparente color negro, madera, piedra y cristal. La estructura es el acabado final y ese diálogo que existe entre el interior y el exterior y entre las distintas piezas aporta una imagen unitaria dentro de estructuras aisladas y con caracteres, alturas y dimensiones distintas. Cada bloque se amolda en la topografía y hace que el conjunto parezca desaparecerse en el paisaje. El color negro y la condición pétrea de la casa ayuda a dotar al proyecto de un carácter atemporal. El acceso es el punto donde esto se hace más palpable, ya que se trata de un recorrido semi oculto donde van apareciendo fragmentos de los bloques que conducen al usuario de manera pausada y escalonada hasta el patio, donde se descubren los bloques ciegos y se abren los pasos transparentes que conectan las zonas principales. Estos pasos se abren tanto al patio como al paisaje exterior y dejan entrever una serie de vistas que de alguna manera penetran en el recinto resguardado del patio. Así, mientras el patio se cierra al exterior, también anticipa lo que se halla al otro lado de los distintos bloques.

 

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

Refugio para alpinistas

El programa de diseño fue para una pequeña cabaña con cocina, baño y dormitorio. La propuesta incluía construir a través de planos y ángulos una estructura que proporcionara una entrada a través de sus pliegues y vistas exteriores a través de sus cortes.

Ver más
Publica

El hospital de Machala

El hospital de Machala es el primer ejemplo realizado y acabado de Fluid Hospital y muestra el éxito de este modelo parametrizado de arquitectura hospitalaria que ha logrado el objetivo de ser diseñado, construido y puesto en marcha en menos de un año.

Ver más