COLUMNISTAS./

Avatar

Juan Manuel Heredia

Portland State University

ARTICULOS DEL AUTOR./

Publica

Topografía y alteridad: las enseñanzas de David Leatherbarrow

Exponer de forma sintética la contribución de David Leatherbarrow a la teoría de la arquitectura actual es algo difícil, más aún cuando se trata de un público de habla hispana. Quizá la contribución teórica mas importante de Leatherbarrow sea el desarrollo del concepto de topografía.

Ver más
Publica

Bauhauslers en México (I): Gropius

En esta serie de textos se tratará sobre los Bauhauslers (maestros o alumnos de la Bauhaus) que emigraron a México ya sea para asentarse definitivamente, o que salieron posteriormente del país, o aquellos que tuvieron algún asunto importante en él, o los que simplemente lo visitaron por periodos extendidos o sólo fugazmente.

Ver más
Publica

La biblioteca de Aalto en Oregón

El arquitecto finlandés Alvar Aalto realizó cuatro obras en el continente americano, las cuatro en Estados Unidos. Uno de ellos es una verdadera joya: la biblioteca del monasterio benedictino de Mount Angel en el estado de Oregón.

Ver más
Publica

Las voces de ultratumba

Con esta frase (“Las voces de ultratumba”) Le Corbusier titulaba el penúltimo capítulo de su libro Une Maison – Un Palais, obra donde resumía sus ideas arquitectónicas y narraba las vicisitudes del concurso para el Palacio de la Liga de la Naciones en Ginebra de 1927.

Ver más
Publica

La arquitectura de René Mancilla

La obra de René Mancilla, arquitecto de la ciudad de Iquique, representa una valiosa pero poco conocida alternativa a la arquitectura chilena. Ligeramente mayor en edad a los arquitectos de la nueva generación, ha trabajado desde hace ya tres décadas desde afuera del establishment y las vanguardias locales y sus redes internacionales. Su obra posee un gran peso teórico, con cada uno de sus proyectos acompañados de extensas “fundamentaciones,” en parte requerimientos burocráticos, en parte elucidaciones filosóficas, en parte descripciones textuales y gráficas que consisten en información técnica, referencias culturales y “observaciones arquitectónicas” y “códices”, es decir dibujos asignados a los futuros ocupantes y usados por el arquitecto como códices a descifrar. Más que “cartografía participativa” se trata de documentos interpretados por Mancilla y que informan pero no determinan el acto proyectual.

Ver más
Publica

Los pasos perdidos (IV): Le Corbusier

En sus proyectos para el Centrosoyuz, el Palacio de los Soviets de Moscú o el Palacio de la Asamblea de Chandigarh, Le Corbusier tuvo oportunidad de ensayar la tipología del «salón de los pasos perdidos». Unos espacios que el suizo describiría como «inmensa promenade» que «garantiza (…) la posibilidad de todo tipo de encuentros favorables: conversaciones individuales, arreglos, concesiones (y) resoluciones»

Ver más
Publica

Los pasos perdidos (III): Le Corbusier

Quizás los últimos grandes ensayos de la tipología moderna del “salón de pasos perdidos” los encontremos –como de costumbre– con Le Corbusier. Entre los edificios parlamentarios diseñados por el arquitecto suizo, la salle des pas perdus constituye un elemento esencial cuya presencia obedece tanto a una tradición ya centenaria como sirve para subvertirla y generar algo distinto. Tal es el caso de su proyecto para el Palacio de la Liga de las Naciones. Aquí, el salón de pasos perdidos desborda su propia historia como tipología, y se entronca con las más importantes búsquedas espaciales de la arquitectura del siglo XX.

Ver más
Publica

Los pasos perdidos (II)

“La sala de pasos perdidos en un palacio legislativo no es sino un gran salón de desahogo, donde los miembros del parlamento descansan de las fatigas de las sesiones, se pasean, conversan formado corillos entre sí o con los personajes que ocupan las tribunas; tiene pues el mismo papel que el foyer de un teatro. ¿Con cuánta razón el programa expedido para el concurso del palacio legislativo en México lo exigía común a ambas cámaras y que fuera el motivo principal y el ornamentado con mayor suntuosidad del edificio”

Ver más
Publica

Los pasos perdidos (I)

“En la Francia del siglo diecisiete muy a menudo sucedía que los nobles tenían que esperar horas para ver a un persona de alto rango, especialmente en las cortes y tribunales. Su constante caminar en esas grandes espacios y salones dio origen al nombre “salle des pas perdus” o “salón de los pasos perdidos”. Para finales del siglo diecinueve, en la escuela de Bellas Artes de París, era obligado que cualquier promenade o marche contara con una “Salle des pas perdus”. Con el tiempo esa frase fue apropiada por el lenguaje cotidiano de tal forma que antes de la guerra en las estaciones de trenes francesas uno podía encontrar el letrero “Salle des pas perdus” o simplemente sala de espera.”

Ver más
Publica

Los horizontes de la arquitectura

“Ella [la utopia] está en el horizonte –dice Fernando Birri-. Yo me acerco dos pasos y ella se aleja dos pasos. Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré. ¿Para que sirve la utopía? Para eso sirve, para caminar.”

Ver más