20 julio, 2015

Arquitectura: territorio, ciudad y participación

por Andrea Griborio | @andrea_griborio

CKJYahhUAAAzYMj

«Saber ver y escuchar son los mecanismos claves de la participación desde la arquitectura.” Ese era un comentario entre amigos del arquitecto colombiano Felipe Uribe luego del cierre del primer Congreso Arquine en Medellín, un encuentro que llevó por título Arquitectura: Territorio y Ciudad y que tuvo lugar los días 16 y 17 de julio del 2016 en las instalaciones del Museo de Arte Moderno de la capital paisa, en un foro de 350 asistentes procedentes de Colombia, Panamá, México, Ecuador, y Bolivia. Escoger Medellín como sede no fue un acto casual. En los últimos años esa ciudad ha sido capaz de construir un modelo de transformación urbana que sirve de referente a otras, al aplicar una fórmula donde la arquitectura y los arquitectos juegan un papel clave como las piezas que han permitido la materialización de diversos proyectos en el espacio público. Sin embargo, si algo quedó claro a lo largo de la mayoría de las intervenciones de los conferencistas, es que la infraestructura por sí sola no hace ciudad, ni equivale a calidad de vida: el edificio sólo no transforma y se necesitan muchas mas cosas que lo acompañen.

CKJDBCtUsAAnKNF

Raúl Cárdenas del colectivo Torolab hablaba de dos palabras claves, gestión y acountability. La primera de difícil traducción al inglés, porque gestionar también posee la connotación de gestar algo, y la segunda de difícil traducción al español, porque más que rendir cuentas contempla un sentido de responsabilidad de lo que se hace. Para el gestor de la Granja Transfronteriza, estos dos conceptos son fundamentales a la hora de lograr la transformación de una ciudad, son parte de la clave que ha permitido que la comunidad de Camino Verde —donde se encuentra la Granja— que por tres años fue uno de los tres barrios más peligrosos del mundo, lograra bajar en un 80 por ciento los crímenes de alto impacto en este último año. Por otra parte, para el actual Gobernador del estado de Antioquia y ex Alcalde de Medellín, el matemático Sergio Fajardo, que dio en un acto previo recibió a los ponentes del Congreso, lo importante es tener un proyecto de ciudad desde la política. La ciudad necesita un objetivo real de transformación enfocado, cuantificable y verificable, donde se entienda lo que se busca y la estrategia para lograrlo en todos los niveles. Fajardo comentaba del riesgo que se corre cuando el proyecto desde la política es obtener el poder y conservarlo. Es allí donde fracasan todos los planes de transformación, ya que el bienestar y la mejora colectiva no forman parte de la agenda política. La ciudad, para su transformación, requiere de estrategias y mensajes de educación e información, un relato común que permita mantener el consenso sobre las cosas sustanciales.

CKIJ7ZIUwAE_Y3s

¿Cuáles son las cosas sustanciales de la ciudad? Josep Bohigas, curador de la exposición Piso Piloto: Barcelona-Medellín, expuso su preocupación ante como la Barcelona actual sufre del éxito que significaron las diferentes estrategias aplicadas en su transformación, mismas que han servido de referente a Medellín y muchas otras. “En Barcelona —dijo— no se puede seguir pensando en construir escenarios, se debe comenzar por la vivienda». La vivienda es la célula fundamental de la ciudad y hablar de transformar positiva y pluralmente la ciudad y el territorio debe partir por incluir en el relato, en el proyecto político, en la gestión a la vivienda: el derecho a piso y techo de todos los que forman parte de la ciudad y la habitan. Bohigas incorpora tres estrategias claves: re habitar, trabajar desde lo existente; cohabitar, ser capaces de vernos unos con otros y cooperar, trabajar conjuntamente. Quizás esto pueda relacionarse con lo que mencionó en su intervención el arquitecto venezolano Alejandro Haiek, «el tiempo de la arquitectura es el tiempo de las relaciones humanas, no el tiempo de la infraestructura.”

CKJH7dbVEAAJaeQ

Es así como en los proyectos de transformación de la ciudad, la arquitectura y el arquitecto participan por medio de la capacidad de síntesis y visualización de lo abstracto, aspectos que en principio facilita nuestra disciplina. Un proyecto arquitectónico permite explorar nuevos modelos de relación en el espacio y los arquitectos debemos ser una especie de traductores entre lo que se ve, se escucha y se materializa. Volviendo a citar a Uribe, «cuando uno esta haciendo ciudad es mas importante tumbar muros que construirlos.” Romper barreras y establecer vínculos y relaciones que propicien el dialogo y el empoderamiento popular, sin dejar de asumir las responsabilidades profesionales que nos corresponden.

CKJ3L9FUMAAkqea

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

PREVI, La vivienda como proceso

La gran lección de PREVI (Proyecto Experimental de Vivienda) de Lima, es que ve a la vivienda no sólo como un producto de necesidad o un bien patrimonial, la vivienda se ve como una actividad, un proceso que construye comunidad.

Ver más