6 abril, 2016

El discurso de Aravena

por Pedro Hernández Martínez | @laperiferia

4cp100 Alejandro Aravena Photo by Cristobal Palma

Parece que 2016 es el año de Alejandro Aravena. A la expectativa creada con su bienal desde el frente’ —que, en palabras de Paolo Baratta, su presidente, debía dejar atrás “la Bienal experimental de Rem Koolhaas” para “pasar a una que convoque a los arquitectos y esté dedicada a la exploración de las nuevas fronteras que muestren lo vital de la arquitectura (…) y exponga una arquitectura comprometida en dar respuesta a demandas específicas” para “reaccionar frente a la brecha entre la arquitectura y la sociedad civil, que ha transformado la arquitectura en un espectáculo»— hoy, además, se suma el anuncio de que el arquitecto chileno, fundador de ELEMENTAL, recibió el premio Pritzker de este año, el más prestigioso de cuantos puede recibir un arquitecto. Y lo hace con apenas 48 años, siendo uno de los arquitectos más jóvenes a la hora de recibir el premio.

De acuerdo al jurado, Aravena “lidera una nueva generación de arquitectos que tiene una comprensión holística del entorno construido” (…) “demostrando la capacidad de conectar la responsabilidad social, las demandas económicas, el diseño del hábitat humano y la ciudad”. Sus proyectos al frente de ELEMENTAL –un Do Tank como ellos mismos se definen– desde su fundación en el año 2000 son una buena muestra de ello, desde el ataque al problema de la falta de una vivienda de calidad a los las nuevas necesidades urbanas que trajo consigo el terremoto de 2010; su oficina lidera gran cantidad de proyectos sociales que hacen frente a frente “a los desafíos sociales y económicos de la actualidad”. Un actitud que ha permitido llevar el rol del arquitecto desde la apatía a ese compromiso social que aspira con “reportando desde el frente” y donde el arquitecto participa como uno más del complejo proceso de construcción.

Alejandro-Aravena-Quinta-Monroy-Housing-03_0 Quinta Monroy Housing, 2004, Iquique, Chile. Photos by Cristobal Palma — Left: “Half of a good house” financed with public money. Right: Middle-class standard achieved by the residents themselves.

Junto a estos proyectos, Aravena ha desarrollado otro tipo de proyectos, muchas veces vinculados a la Universidad Católica de Chile, donde él se formó, como son la Escuela de Matemáticas (realizada en 1998), la Facultad de Medicina (2001), la renovación de la Escuela de Arquitectura (2004), las Torres Siamesas (2005) y el reciente UC Centro de Innovación – Anacleto Angelini (2014), que dan muestra de una arquitectura consciente del usuario, su entorno y su materialidad.

Alejandro-Aravena-Innovation-Center-08UC Innovation Center – Anacleto Angelini, 2014, San Joaquín Campus, Universidad Católica de Chile, Santiago, Chile. Photo by Nina Vidic.

Cierto es que su elección no va sin ciertas dudas, como son su juventud y su reciente posición como jurado del mismo premio, circunstancias que en nada demeritan la calidad de su trabajo como arquitecto, sea en proyectos de calado social o no, pero que en el contexto del Pritzker no pasarán desapercibidas.

Aravena se encuentra en el inicio de su momento de madurez, manifestada en grandes proyectos arquitectónicos como el mencionado Centro de Innovación Anacleto Angelini, una bella construcción de concreto con una gran comprensión del la forma, el contexto y las necesidades del programa. Lo que también es cierto es que, de algún modo, este premio puede ser visto como un reconocimiento a toda una generación de arquitectos chilenos que ha sabido crear un proyecto y un lenguaje propio, aplaudido alrededor del mundo. Y, al mismo tiempo, demuestra la voluntad del Pritzker de premiar en la figura de Aravena al arquitecto comprometido socialmente, siguiendo la tendencia que ha venido marcando durante los últimos años y de la que hasta la Bienal de Venecia se ha querido hacer eco.

Alejandro-Aravena-Architecture-School-01 Architecture School, 2004, Universidad Católica de Chile, Santiago, Chile. Photo by Martín Bravo

Alejandro-Aravena-Bicentennial-Childrens-Park-01 (1)Bicentennial Children’s Park, 2012, Santiago, Chile. Photo by Cristobal Palma

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

¿Quién necesitaba jugar al tenis de mesa en la oficina?

Antes de lanzar cualquier hipótesis sobre cuál es el futuro inmediato de los espacios de trabajo, cabe preguntarse: ¿son las nuevas formas de organización espacial construida por la arquitectura las que propician nuevas formas, usos y funciones en un espacio?, ¿o son más bien las nuevas demandas de las empresas y negocios las que posibilitan llevar las soluciones arquitectónicas más allá de lo conocido?

Ver más
Publica

El orden de todas las cosas

La casa, parece, es el nuevo escenario de conquista. Su enemigo, el desorden. Nuestra capitana, Marie Kondo, quien, con su nuevo programa en la plataforma de entretenimiento Netflix, acapara ahora comentarios diversos.

Ver más