22 marzo, 2020

Amairis: Taller de costura comunitario

por Arquine | @arquine

 

 

Nombre del proyecto: Taller Amairis
Arquitectos: RUTA Arquitectura | Jorge Noreña, Juliana López, Julián Vasquez
Página web: nicolassaez.com
Colaboradores: Rosalie Lefevre, Daniel Buitrago, Julián Motato
Asesoría estructural:  Jorge Obed Gómez 
Residente de obra: Mauricio García | Construsocial
Desarrollo Eléctrico: Santiago Marin
Organización Comunitaria: El Comienzo del Arcoíris (Líder Ilda Luz Silva)
Ubicación: Pereira, Colombia
Fotografía: Federico Cairoli
Fecha: 2019


 

 

El proyecto de la fábrica de corte y confección es una idea gestionada por mujeres madres de la vereda San Isidro en el corregimiento de Puerto Caldas en Pereira, Colombia, acompañadas del centro comunitario que es el escenario barrial promotor de estrategias educativas y culturales. 

Nos sumamos a este proceso acompañados de agentes interdisciplinares y de una comunidad empoderada; esta colectividad brindó la posibilidad de reconocer los vínculos simbólicos de los habitantes que se entretejen en la cotidianidad y establecer lazos de confianza; fueron dichos nexos sumados a los hallazgos en el paisaje, las premisas de partida para idear un espacio textil.

La idea proyectual surge de la condición rural en un contexto específico; en donde la llanura que proyecta el valle del río, los cerros lejanos, la caída del sol sobre el oeste, los cultivos de maíz y el cielo azulado que se desvanece, son las premisas fundamentales para delimitar y configurar la idea construida.

La comprensión morfológica barrial determina la implantación en el terreno, la incidencia climática no favorable se asume como potencia temporal y la geografía manifiesta vínculos con las tradiciones locales para establecer estrategias de operación técnica.

El paisaje evidencia desde la construcción popular colombiana, la materia y las técnicas aplicadas por el artesano auto constructor para su propio hábitat. Un territorio en donde abunda la guadua (Angustifolia Kunth) y una ciudad vecina con tradición cerámica en el ladrillo y la teja de barro, nos dan pistas para tomar la materia como insumo simbólico.

El proyecto se ubica en el terreno, reconociendo el tránsito solar que altera la fachada principal y como esta condición determina un dispositivo dinámico que permite una variación de aperturas. 

La fachada posterior se delimita por un muro que se pliega para almacenar e interrumpe el ritmo de esta masa con 24 perforaciones que se enmarcan de forma puntual hacia los linderos. 

La intimidad es alterada por la fachada sur, en su totalidad vidriada para establecer diferentes direcciones fugadas del espacio; y la extensión de la plataforma – piso se diluye en los límites para posar la edificación en un espacio exterior.

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

Casa Naila

Casa Naila cuenta con una plataforma de concreto la cual eleva el suelo por encima del nivel de la arena; el patio es en forma de cruz y tiene cuatro volúmenes de siete metros de altura, con un techo inclinado que enmarca las vistas al mar.

Ver más