23 mayo, 2021

17ª Bienal de Venecia | Estonia: ¡Plaza! Encogiéndose positivamente

por Arquine | @arquine

Las causas del descenso poblacional son globales, pero sus consecuencias son locales. Una manera de combatir este fenómeno es enfocarse en mejorar la calidad de vida de la población y reforzar la consciencia local y la identidad. Nuestro mensaje es que la calidad del espacio urbano juega un papel clave en esto y que las ciudades y los arquitectos pueden hacer bastante. El fenómeno de las ciudades que se encogen se ha extendido por toda Europa y, como consecuencia de cambios fundamentales durante la transición, entre 1989 y 1991, la Europa oriental post-socialista fue fuertemente afectada. La influencia de los procesos de urbanización y suburbanización en las comunidades locales generalmente tiene un mayor impacto que la emigración o las bajas tasas de natalidad en un nivel nacional. Como resultado, 45 de 47 pueblos estonios han perdido una parte significativa de su población desde
el año 2000. Los síntomas más visibles del encogimiento en el espacio urbano son los edificios y lotes baldíos, la calidad predominantemente baja de las instalaciones residenciales, edificaciones desperdiciadas y un entorno con poca inversión, con un impacto negativo en los residentes, amplificando el círculo vicioso de la decadencia. Al cuestionar las implicaciones sociales, económicas y ambientales de la desurbanización, se muestran soluciones para conformar la identidad renovada de las ciudades mediante políticas de vivienda, restauración de edificios y revitalización del espacio urbano.•

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

Casa Fortunata

Sin cortinas ni barreras visuales entre el interior y el exterior, el habitante tiene un contacto permanente con la naturaleza. Al mismo tiempo que habita la casa, también habita el bosque.

Ver más
Publica

Vivienda unifamiliar en Gerona

La vivienda se emplaza en las afueras de un pequeño núcleo urbano de la provincia de Gerona. Una zona agrícola situada  en lo que un día fue la marisma del río Ter, que en esta zona realiza sus últimos giros antes de llegar a Torroella de Montgrí y a la desembocadura en la playa de Pals.

Ver más