26 abril, 2018

102 I.M.Pei

por Pedro Hernández Martínez | @laperiferia

Louvre_Pyramid_construction_1987

A los 102 años de edad, murió I.M.Pei, arquitecto, entre otras muchas obras, de la pirámide del Museo del Louvre

En 1989, Ieoh Ming Pei —nacido el 26 de abril de 1917— vería terminado su proyecto más importante: la pirámide de acceso al Museo del Louvre. La pirámide fue encargada en 1983 por el entonces presidente de Francia, Francois Mitterrand —al que algunos, al verla, acusaron de creerse un faraón—, y se convirtió, en muy poco tiempo, en un icono, con reminiscencias a la propia trama urbana de París, conectado en línea recta con dos símbolos que buscan construir una visión imperial de la capital francesa: el Arco del Triunfo —monumento construido a la gloria de Napoleón e inspirado en el Arco de Tito de Roma— y el Obelisco de Lúxor —desplazado de su originaria ubicación en Egipto.

Captura de pantalla 2017-04-26 a las 7.30.45 p.m.

Pese a las críticas por realizar un proyecto con un fuerte contraste respecto a su contexto, el éxito fue rotundo, convirtiéndose en uno de los puntos de mayor atracción del propio museo —aunque seguramente muy lejos de La Gioconda de Leonardo—, relegando a un segundo plano al antiguo palacio que, pese a su importancia histórica, política y arquitectónica, sirve de contraste en las numerosas fotos que los turistas dedican a la pirámide. Al tiempo, permitió mejorar el acceso al museo a través de un subterráneo e incrementar con eficacia el número de visitantes.

piramide

Con el tiempo, este trabajo de Pei ha llegado a ser parte integral de la ciudad y de diversas ficciones de la cultura popular. Así, la (terrible) película francesa Belphegor vinculó las maldiciones del antiguo Egipto con la forma de la obra; mientras que el Código Da Vinci se atrevió a ocultar bajo una obra de apenas tres décadas —concretamente bajo la pirámide invertida que existe en el museo— un enigma milenario que vendría a desestabilizar nuestro mundo occidental. Todo, sumado, permitió que I.M.Pei acabara como uno de los arquitectos más famosos, incluso entre el público no especializado, como prueba haber aparecido incluso en la popular serie The Simpsons.

Puede que el éxito desbordante de ésta, relegara muchos de sus trabajos y éxitos anteriores y posteriores. Sin embargo, el arquitecto chino-americano tiene en su haber una dilatada trayectoria que incluye logros tan importantes como el premio Pritzker o la medalla de oro de la AIA, así como destacados proyectos como la Biblioteca y Museo Presidencial de John F. Kennedy, la torre del Banco de China, la Embajada de Estados Unidos en Uruguay, la ampliación del Museo de Historia de Berlín o, ya en los últimos años, el Museo de Arte Islámico de Doha, todo un ejemplo que sintetiza su interés por el uso de geometría claras pero capaces de no dejar indiferente.

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

¿ Quién necesitaba jugar al tenis de mesa en la oficina ?

Antes de lanzar cualquier hipótesis sobre cuál es el futuro inmediato de los espacios de trabajo, cabe preguntarse: ¿son las nuevas formas de organización espacial construida por la arquitectura las que propician nuevas formas, usos y funciones en un espacio?, ¿o son más bien las nuevas demandas de las empresas y negocios las que posibilitan llevar las soluciones arquitectónicas más allá de lo conocido?

Ver más
Publica

El orden de todas las cosas

La casa, parece, es el nuevo escenario de conquista. Su enemigo, el desorden. Nuestra capitana, Marie Kondo, quien, con su nuevo programa en la plataforma de entretenimiento Netflix, acapara ahora comentarios diversos.

Ver más