17 enero, 2017

Yvonne Farrell y Shelley McNamara, curadoras de La Biennale di Venezia 2018

por Arquine | @arquine

Shelley_and_Yvonne

Yvonne Farrell y Shelley McNamara de Grafton Architects serán las curadoras de la próxima Bienal de Venecia 2018.

De acuerdo a Paolo Baratta, Presidente de la Bienal de Venecia, “la exposición realizada por Alejandro Aravena ofreció a los visitantes un panorama crítico de la evolución mundial de la arquitectura y subrayó la importancia de una exigencia calificada por parte de individuos y comunidades que sea atendida con una respuesta eficaz, confirmando así que la arquitectura es uno de instrumentos de la sociedad civil para organizar el espacio en el que se vive y se trabaja. De acuerdo a esta línea, Yvonne Farrell y Shelley McNamara seguirán abordando el mismo tema, pero desde el punto de vista de la calidad del espacio público y privado, del espacio urbano, del territorio y del paisaje como fines principales de la arquitectura”.

“Las curadoras, conocidas por el refinamiento de su trabajo, destacan por su intensa actividad didáctica y su capacidad de involucrar y fascinar a las nuevas generaciones”. Afincadas en Dublín, se graduaron en la University College y trabajan juntas desde 1997. En 2012 ganaron el León de Oro de la propia Bienal y el pasado año recibieron numerosos premios y nominaciones gracias al edificio del UTEC Universidad de Lima.

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica 2

One Bucket at a Time

Utilizando un material presente en el espacio público de la Ciudad de México -usado para apartar estacionamientos- el pabellón ‘One Bucket at a Time’ usa cubetas de pintura como los bloques constructivos de un pabellón interactivo, conectándolas con una cuadrícula de cuerda y creando una instalación que se convierte en una “superficie” maleable que el público puede explorar libremente.

Ver más
Publica Casa Verne_Zeller & Moye_007_©Omar Muñoz

Oasis doméstico

Una mansión de los años 30’s ubicada en un tranquilo emplazamiento dentro de un patio común justo en el centro de la Ciudad de México es transformada en un hogar para una familia. Sobre el edificio existente se añadió un nuevo nivel al introducir una cubierta con un largo cantilíver hecha de concreto blanco, que provee de sombra a los espacios interiores acristalados que se benefician ahora de una suave y moderada luz natural: un oasis recóndito en el interior de la bulliciosa ciudad.

Ver más