A73 portada-4_chich_BAJA

Revista Arquine No.73 | Madera

Verano 2015
$ 80.00 MXN COMPRAR

SUSCRIBIRSE

Madera | Wood

Estudio Macías Peredo | Sebastian Irarrázaval | Olivier Ottevaere + John Lin | TEN Arquitectos | ATELIER ARSº | Enrique Mora Alvarado | Alejandro Sánchez García + Alfredo Cortés Téllez | Pezo von Ellrichshausen Arquitectos | Manuel Cervantes Céspedes. CC Arquitectos | Herzog & de Meuron | Shigeru Ban Architects

Conversaciones

Andrés Jaque | Joseph Grima | Sarah Herda

Ensayos | Essays

Cuauhtémoc Medina | Jose Luis Uribe Ortiz | Luis Miguel Lus Arana | Aura R. Cruz Aburto

0
Shares

[…] cruzamos el tori y el puente curvado de madera. Me cambió el ánimo volver a ver los ensambles con sus herrajes de bronce y volver a tocar la madera gris pulida. Pasamos el jardín con los pinos redondeados y apareció el primer tori del santuario, reconstruido con madera ocre-dorado, luminosa sobre el fondo verde oscuro del bosque; doble sorpresa para la vista y el tacto: tersura de la superficie pulida. […] Los invito a tocar madera.

Teodoro González de León, visita al Santuario de Ise, en Viaje a Japón IV, México, Arquine, 2015, pp. 23-24.

Si bien el concreto, el acero y el vidrio han sido los referentes de la modernidad, la madera es uno de los materiales primordiales para la arquitectura desde la primera cabaña. Etimológicamente sería la materia original, mientras tecton, el constructor, sería en principio un carpintero. Con los proyectos que se publican en este número se exploran las cualidades físicas, tanto sensoriales —en el sentido más amplio, estéticas— como pragmáticas y constructivas, de un material usado desde la escala del mueble y del interior, pasando por las construcciones ligeras y efímeras de los pabellones o los templos —como el de Ise, que se reconstruye cada 20 años—, hasta las edificaciones previstas para durar mucho tiempo. La sección de dossier está enfocada en distintas geografías de la madera, presentando tradiciones diversas, formas de trabajar e imaginar la arquitectura a partir de este material.

Además, como cada año, convocamos en este número de otoño el Concurso Arquine. Después de 17 años de provocar, en este caso con una competencia de ideas —nacida ante la necesidad de promover la “cultura del concurso” en un México donde no existía más que el dedazo; hoy ya hay concursos: buenos y malos, pero los hay—, celebramos la mayoría de edad, reorientando nuestra decimoctava convocatoria anual hacia un evento arquitectónico, construible y reciclable, que contribuya a imaginar una ciudad más participativa y equitativa, donde el espacio público sea el lugar de todos los ciudadanos. Un pabellón de encuentro, festivo y lúdico, que una vez expuesto en el Festival de Arquitectura y Ciudad, Mextropoli 2016, pueda donarse y reinstalarse, cumpliendo un programa social. Un pabellón que —como la cabaña primigenia— bien podría ser de madera.