A70 portada-4

Revista Arquine No.70 | Plaza, parque, mercado

Invierno 2014
COMPRAR

SUSCRIBIRSE

Proyectos

Miquel Adrià | 128 Arquitectura | Bandada! Studio | Juan Pablo Ortiz Arquitectos | Louis I. Kahn | Torolab | Juan Herreros | Topiaris Landscape Architecture | Grupo Aranea | James Corner + Diller Scofidio + Renfro | CANO | VERA Arquitectura | rojkind arquitectos | b720 Fermín Vázquez Arquitectos | MVRDV

Conversaciones

Elizabeth Diller | Andrés Jaque | Léopold Lambert | Ilya y Emilia Kabakov | Ricardo Abuauad | Camilo Restrepo

Dossier

Manuel Delgado | Jimena Hogrebe | Lucía Jalón | Antonio Armesto

Como la calle, la plaza, el parque y el mercado, son lugares comunes de paso y de rozamiento, espacios de tránsito e intercambio. Nicolas Jaar canta el espacio es sólo ruido si puedes ver. Un ruido de fondo que toma forma en la calle. El ruido urbano llena el espacio, lo contextualiza. Sólo con ese ruido se puede reconocer Berlín, El Cairo o la ciudad de México: las melodias agudas de los semáforos, el estruendoso concierto permanente de claxons o las ofertas grabadas de tamales oaxaqueños, tienen denominación de origen. Reconocer la ciudad del paseante es dejar al marco arquitectónico como escenario de lo que sucede. Michael Nyman interpreta el supuesto ruido de film mudo de Paul Strand para convertirlo en música. Si la ciudad es el lugar común para gente que no tiene nada en común, el espacio público de la plaza, del mercado o de la parque, es donde la gente interactúa sin perder su anonimato. Ámbitos físicos perfectamente codificados, lugares concretos que son la esencia misma del espacio público. Paradójicamente, en las revistas de arquitectura aparece vacío, carente de vida, y en los periódicos se muestra ocupado: sólo es protagonista como escenario de los avatares colectivos, de las fiestas, las manifestaciones, los conflictos. Aldo van Eyck publicó en los sesenta: “whatever space and time mean, place and occassion mean more”, desmarcándose del Movimiento Moderno y reivindicando la proximidad del ciudadano con la banqueta, la calle y el barrio, al proponer actuar aquí y ahora, oponiéndose a la lectura platónica del virtuoso arquitecto ensimismado.

En este número tratamos de dar lugar al ruido que toma la forma de la plaza, el parque o el mercado. Juntamos parques que son reciclajes de infraestructuras urbanas y escenarios de esas músicas posibles, mercados que reverberan el ruido gentrificado de la ciudad y plazas que dignifican el rescate de la comunidad en territorios parcialmente secuestrados por los usos y costumbres de unos pocos. Los ensayos en Dossier entrecruzan lecturas que construyen la solidificación de ese ruido y el equilibrio inestable entre negociación y convivencia que en ellos se lidia.