Portada A58

Revista Arquine No.58 | Arquitectura

Invierno 2011
COMPRAR

SUSCRIBIRSE

Proyectos

Pezo von Ellrichshausen | Jorge Ambrosi | Fernanda Canales | Tatiana Bilbao | Barclay & Crousse | Mathias Klotz | MAPA | Herreros Arquitectos | Materia Arquitectónica | MMX | T3arc | PRODUCTORA

Dossier | Arquitectura y Activismo

Ethel Baraona Phol | Damon Rich | Andrés Lajous | Uriel Fogué + Eva Gil + Carlos Palacios |

En Arquine 58 recogemos algunas casas recientes que ilustran un cierto regreso a la esencia desde la contemporaneidad. Son cajas, formas contundentes que no se someten a la gestualidad ni al detalle. Retoman las propiedades universales de la cabaña primitiva, del arquetipo, en la inmediatez y la radicalidad de figuras precisas que flotan o se incrustan en el territorio, sin ser miméticas ni orgánicas. Casas que trascienden su individualidad para convertiste en sujetos activos de su contexto. Los prismas erguidos de PvE o de Jorge Ambrosi; la expresión de la estructura como reducción de la forma, tanto en la casa de Mathias Klotz como en la de T3arq; la ligereza del plano alaveado envolvente de la casa de MAPA; los prismas en zigzag de Productora, como rescate de la modernidad más parca; las cajas de concreto de Fernanda Canales; los pabellones de tierra compactada de Tatiana Bilbao; o el galpón de lámina de Juan Herreros. Casas que se decantan por lo tectónico, la materialidad, el rechazo gestual y la austeridad formal, al límite del anonimato. El arquitecto deja la vocación estelar para convertirse en agitador social, una directriz que extiende su crítica en el dossier de este número enfocado a la relación afín entre Arquitectura y Activismo.

En Arquine 58 recogemos algunas casas recientes que ilustran un cierto regreso a la esencia desde la contemporaneidad. Son cajas, formas contundentes que no se someten a la gestualidad ni al detalle. Retoman las propiedades universales de la cabaña primitiva, del arquetipo, en la inmediatez y la radicalidad de figuras precisas que flotan o se incrustan en el territorio, sin ser miméticas ni orgánicas. Casas que trascienden su individualidad para convertiste en sujetos activos de su contexto. Los prismas erguidos de PvE o de Jorge Ambrosi; la expresión de la estructura como reducción de la forma, tanto en la casa de Mathias Klotz como en el marco de concreto del que cuega la losa de tapa de T3arq; la ligereza del plano alaveado envolvente de la casa de MAPA; los prismas en zigzag frente al lago de Valle de Bravo, de Productora, como rescate de la modernidad más parca; las cajas de concreto superpuestas de Fernanda Canales; los pabellones de tierra compactada de Tatiana Bilbao; o el galpón de lámina de Juan Herreros, donde la complejidad está en el corte tranversal. Casas que se decantan por lo tectónico, la materialidad, el rechazo gestual y la austeridad formal, al límite del anonimato. El arquitecto deja la vocación estelar para convertirse en agitador social, una directriz que extiende su crítica en el dossier de este número enfocado a la relación afín entre Arquitectura y Activismo.