PortadaProductora745-330x435

PRODUCTORA I

Monográficos COMPRAR
Textos Mauricio Pezo, Kersten Geers, Miquel Adrià
ISBN 978-607-7784-26-5

PRODUCTORA es un estudio de arquitectura fundado en 2006, en la ciudad de México, y conformado por los arquitectos Abel Perles (Argentina, 1972), Carlos Bedoya (México, 1973), Víctor Jaime (México, 1978) y Wonne Ickx (Bélgica, 1974). En 2011, en colaboración con Ruth Estévez, funda LIGA, espacio para arquitectura: una plataforma de exposición para jóvenes arquitectos latinoamericanos en la ciudad de México. Este libro reúne la obre reciente del estudio, narrada en palabras de Mique Adrià, Kersten Geers y Mauricio Pezo: “quizá la sentencia es simple: el arquitecto tiene todo el derecho de escapar de las circunstancias que le tocan y, en el mejor de los casos, de estar por encima de ellas. Es conciliador, y por cierto muy político, contextualizar las construcciones con los discursos y las operaciones de proyecto. Pero un pequeño grado de perversidad, algo de autonomía y de oposición, puede ser uno de los últimos recursos para sostener la integridad de una pieza arquitectónica. Sobre todo de aquellas que se insertan en territorios agotados por su propia vanidad”.

PRODUCTORA is an architecture practice founded in 2006 in Mexico City that brings together architects: Abel Perles (Argentina, 1972), Carlos Bedoya (Mexico, 1973), Víctor Jaime (Mexico, 1978) and Wonne Ickx (Belgium, 1974). In 2011 the studio founded, in collaboration with Ruth Estévez, LIGA, Space for Architecture: a platform to showcase the work of young and talented Latin-American architects in Mexico City. In Mauricio Pezo words: “Perhaps the verdict is a simple one: architects have every right to escape from the circumstances that impinge upon them and, in the best of cases, to rise above them. It is conciliatory, and in fact very politic, to contextualize the constructions with the project’s discourse and operations. But a small degree of perverseness, a touch of autonomy and opposition, may be one of the last resources for maintaining the integrity of an architectural work. Especially for those that are inserted into territories exhausted by their own vanity.”