22 enero, 2013

Laberinto de ecos

por Arquine | @arquine

 ¿Qué es hoy la ciudad para nosotros? Creo haber escrito algo como un último poema de amor a las ciudades, cuando es cada vez más difícil vivirlas como ciudades. Tal vez estamos acercándonos a un momento de crisis de la vida urbana y Las ciudades invisibles son un sueño que nace del corazón de las ciudades invivibles

Italo Calvino

Del 22 de enero al 17 de marzo se muestra el Laberinto de ecos de Mario Núñez en le laboratoire de la Condesa. La exposición consta de 11 obras, casi todas de gran formato y producción reciente: un primer cuerpo de cuatro obras con tintas japoneses sobre papel amate; y un segundo donde el artista retrabaja su serie “Gravedad” incorporando la nueva serie “Tránsitos”.

Líneas, colores, tránsitos y demoras, Núñez relata un ciclo de casi 10 años de trabajo, “no es una idea preconcebida, este proceso ha sido mi salida del arte figurativo, la búsqueda de distintas líneas, una forma de construir un lenguaje”. Y este lenguaje trasciende el lienzo para construir entramados de ciudad materializados en óleos sobre tela y arte-objetos sobre madera.

Su obra significa y postula, siguiendo el aforismo de Piet Mondrian: “el propósito no es crear otras formas y colores particulares con todas sus limitaciones sino trabajar tendiendo a abolirlos en interés de una unidad más grande”. Sobre la obra de Núñez, Julien Cuisset escribe que las perspectivas de sus laberintos remiten a “una urbe densa y compleja, inspirada en búsquedas que articulan experimentaciones e inspiraciones de la realidad, formando así una paradoja de abstracción, un recreo enigmático de las formas. Flujo e improvisación, tendederos rítmicos, caminos inesperados, sus juegos son el conducto soñado que llevan a cierta idealización de la niñez a través de sus colores y de sus múltiples mundos fantásticos”.

Como metáforas de un sismógrafo, gráfica de líneas yuxtapuestas y texturas verticales-ascendentes, “la totalidad de la superficie pictórica se ha convertido en la imagen misma del cuadro, no vemos una imagen dentro de un cuadro, sino toda la superficie del cuadro como imagen”.

© Fotos le laboratoire

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

La otra manzana de Foster

En 2014, antes de presentar al mundo Apple Park, Norman Foster ideó para la empresa Apple un modelo para sus tiendas: una arquitectura que complementa la pureza de la forma, la innovación y la facilidad de uso de productos y que hace de la transparencia y la ligereza características de la marca su eje motor.

Ver más