12 septiembre, 2016

Javier Senosiain en el Museo Nacional de Arquitectura

por Christian Mendoza

14322739_868960493205039_3067609692719991508_n

El pasado jueves, en el Museo Nacional de Arquitectura, se inauguró la muestra individual Javier Senosiain: arquitectura orgánica. La exposición está compuesta por maquetas y planos de proyectos ya construidos, cada uno explicado por una memoria escrita por el propio Senosiain. El museo busca albergar el proyecto orgánico del arquitecto, una práctica centrada en la convivencia con el paisaje y a través de una inspiración basada en las formas de la naturaleza.

14316958_868960576538364_3904888060801223697_n

Las estructuras propuestas por Senosiain no demandan una lectura detenida. El proyecto Nido de Quetzalcóatl emula la forma de una serpiente, el frente de la Casa Tiburón es la faz con tráqueas dilatadas de un tiburón, y El Kiss, una caseta de vigilancia cuya silueta remite a la de los chocolates de Hershey’s. Estas obviedades alcanzan cierto matiz en una capilla dedicada a José Alfredo Jiménez. Senosiain modificó un recinto cerrado, “entre grecolatino y renacentista”, para permitirle al peatón un desplazamiento más libre. La capilla está “pretendiendo ser más característica, más mexicana, más acorde con la personalidad del autor [José Alfredo Jiménez]”. ¿El resultado? Una suerte de escultura decorativa de un sombrero y un sarape.

14212644_868960573205031_7258726949572841354_n

¿Cómo se puede leer la obra del mexicano? Senosiain mira su obra a través del término “bioarquitectura”. Busca construir espacios que se adapten al cuerpo del hombre, que convivan con  la naturaleza de una manera orgánica y que emulen las apariencias de los animales o la botánica. Su trabajo, lejos de operar en cierta invisibilidad, impone su autoría sobre el paisaje.

14225365_868960626538359_3582874997448446901_nFotografías. Museo Nacional de Arquitectura INBA.






ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica 14b

La ciudad y sus monstruos. Conversación con Bernardo Esquinca

‘Las megaurbes son un fenómeno del siglo XIX y que se afinó a principios del siglo XX. Ya el concepto de megaurbe trae muchos problemas, no sólo de crimen, también de urbanización, tránsito, saturación de espacios, neurosis. Las megaurbes son lugares caóticos y así como desatan delincuencia, se transforman en escenarios ideales para la literatura’

Ver más