17 noviembre, 2017

Escuela en Chuquibambilla

por Andrea Griborio | @andrea_griborio

 

Nombre del proyecto: Escuela en Chuquibambilla
Arquitectos: Paulo Afonso, Marta Maccaglia, Ignacio Bosch, Borja Bosch
Ubicación: Comunidad Nativa de Chuquibambilla, Satipo, Perú
Superficie del terreno: 4,118 m2
Superficie del construida: 985 m2
Fotografía: Paulo Afonso, Marta Maccaglia
Año: 2013


 

Esta escuela surge como un lugar de intercambio y desarrollo para toda la comunidad. Más que un lugar de enseñanza, es un lugar vivo y activo de intercambio y aprendizaje en la selva alta peruana.

La disposición de los cuatro módulos independientes que la conforman permite que el patio central sea el espacio protagonista, lugar de encuentro y rozamiento que congrega las relaciones. La arquitectura de estos módulos responde a materiales y sistemas tradicionales. Un lenguaje contemporáneo considera sistemas pasivos para el confort climático, que minimiza el consumo de energía.

En tres de los módulos se llevan a cabo actividades escolares en aulas, salas para profesores y de cómputo, entre otras. El cuarto módulo es una residencia para estudiantes.

El amplio programa exterior del proyecto se potencia mediante el sistema de patios cubiertos de diversas escalas, cada módulo posee uno y se usan para diferentes actividades. Destacan los pasillos y espacios de recorrido sombreado que acompañan los módulos y pervierten los límites entre interior y exterior para crear espacios públicos fluidos y conectados.

La estructura juega un rol fundamental que confiere al proyecto grandes cualidades espaciales, antisísmicas y estéticas que fortalecen el sentido de pertenencia a la comunidad y lo convierten en un lugar de trabajo y aprendizaje permanente.


 

Este proyecto forma parte del libro
RADICAL: 50 Arquitecturas Latinoamericanas


17190930_10212565781164441_7246384025968099229_n
 

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

Diseñar (con) el entorno: Centro Cultural Comunitario Teotitlán del Valle

El Centro Cultural Comunitario Teotitlán del Valle, diseñado por PRODUCTORA, ocupa sólo el 18% del total de la superficie del terreno y deja un gran espacio público de plaza y jardines, mejorando los recorridos peatonales de la ciudad. Un respeto por el entorno que determina también la altura, el color y la materialidad, y por los que recibió el primer lugar del Premio Obras CEMEX en las categorías de Espacio Colectivo y Edificación Sostenible.

Ver más