11 febrero, 2014

Ciudad peatonal

por Salvador Herrera Montes

 

La Ciudad de México es de los peatones. Es verdad ya que un 29% de los viajes a diario que se realizan son a pie según la encuesta origen-destino 2006. El chilang@ sorpresivamente es como el europe@, un urbanita de a pie. Los viajes peatonales representan un 20% en Londres; 28% en Viena y 30% en Madrid y Berlín. Deseables los altos porcentajes de 34% en Oslo o Barcelona con un sorprendente 46%. Los datos de las ciudades norteamericanas en contraparte hablan de una sociedad que se aleja de lo peatonal: 6% en Vancouver; 5% en Toronto y también en Sacramento (datos de The EPOMM Modal Split Tool un proyecto de la UE).

Invertir en el peatón en nuestra ciudad es por tanto una política pública que hace sentido porque ya somos peatones. En los últimos meses hemos visto cuadrillas en el Distrito Federal por doquier, quitando miles de metros de las banquetas que eran aptas para un entrenamiento de campo traviesa por irregulares, rotas, desniveladas. Estos trabajadores rápidamente están reemplazándolas por banquetas para las personas: planas, niveladas y continuas. Los peatones les damos las gracias.

Un vistazo al trabajo de las delegaciones capitalinas es necesario para conocer y reconocer su trabajo. Desafortunadamente no todos los gobiernos delegacionales muestran información en su página web sobre esta trascendental acción. La Delegación Benito Juárez ha hecho recientemente un magnífico trabajo en la colonia Nápoles. La Delegación Álvaro Obregón está en este momento mejorando las banquetas en la colonia Florida. La Delegación Cuauhtémoc tiene mejor información en su sitio web. Reporta trabajo de banquetas y guarniciones por colonia. Además dice exigir al constructor que debe tener conocimiento de los sitios de disposición final autorizados por las autoridades competentes, procurando generar lo mínimo de residuos de la construcción, por lo que es necesario definir el manejo y uso que se les dará. Detalla el caso de la Doctores en la que el año pasado completó 5,084.86 metros cuadrados de nuevas banquetas y 1,183.71 metros lineales de guarniciones.

De la obra hay que pasar al análisis del diseño. Ciudades como Nueva York, en donde se reporta un 13% de viajes no motorizados que palidece ante el 30% del Distrito Federal, ha emprendido acciones que también consideran la calidad y la experiencia peatonal. El Departamento de Transporte de la ciudad de Nueva York ha publicado manuales y guías para tener mejores banquetas. Todos están disponibles aquí.

Busquemos que en las ciudades mexicanas que emprenden la transformación de sus banquetas se enaltezca la experiencia peatonal. Los peatones, además de banquetas uniformes, necesitamos que éstas estén acompañadas de árboles, bancas, luminarias, cestos de basura y quizá, por ahí, una pieza de arte.

Cualquier colonia mejora con la transformación de sus banquetas. Esta simple acción puede activar el mercado de vivienda en un barrio determinado ya que simplemente hace el entorno urbano más agradable y por ende, más deseable para vivir en él. Hay una gran diferencia en la experiencia urbana entre un barrio con banquetas ordenadas y un barrio en donde los autos se estacionan sobre las aceras o estas son continuamente interrumpidas por los garajes y los desniveles. De tal forma que una buena casa empieza por tener una buena banqueta.

La banqueta es y será la experiencia urbana genuina, el lugar de encuentro causal y el espacio a donde todos vamos. ¡Hagamos más y mejores banquetas!

00001

MEXTRÓPOLI Primer Festival Internacional de Arquitectura y Ciudad sienta sus bases en 15 años de experiencia, consolidados desde el Congreso Arquine, transformado hoy para posicionarse en la ciudad de México como el más importante y diverso escenario para concentrar, exponer, activar y promover la cultura desde la arquitectura, en alianza estratégica con el Gobierno de la Ciudad de México. Contribuye al fomento de más de 30 actividades académicas, culturales y turísticas desarrolladas principalmente en el Centro Histórico bajo diferentes formatos y en distintos escenarios.

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR./

Publica

El cuento del edificio y la estación anti-DOTS

La línea 12 del metro costó más de 23 mil millones de pesos en su construcción y, tras casi mil millones de pesos en su reconstrucción, es una muestra de cómo la administración sigue pensando en la ‘infraestructura de la movilidad’ y no en el ‘sistema de movilidad’. Esta costosísima línea de metro no previó –como lo hacen en su gran mayoría los metros de las ciudades desarrolladas del mundo– un plan de inversión inmobiliaria y lineamientos de integración urbanística de los inmuebles que por lógica de mercado y de aprovechamiento de la nueva accesibilidad se construirán en cercanía a sus estaciones. Tanto el público como el privado son introvertidos, ignorándose mutuamente y negando su potencial de integración.

Ver más