tatsugoro5

Tatsugoro Matsumoto y la magia de las jacarandas en México

La jacaranda fue introducida en México gracias a Tatsugoro Matsumoto, inmigrante japonés que llegó al país en 1896 y que la había traído desde Brasil y reproducido en sus viveros. El árbol se reprodujo ampliamente en la CDMX y otros lugares, al grado de considerarse como flor nativa. El consejo de Tatsugoro fue certero y visionario por lo que hoy podemos disfrutar del ‘Hanami’ –la fiesta de observación de flores– en los meses de marzo y abril.

Ver más
TossilsBasilAthleticTrack_2

Arquitectura, atmósfera y naturaleza

Cada obra de RCR atesora ciertas características y va evolucionando, se sintetiza y da un paso nuevo. Existe un método, un sistema, en el que se resuelve la complejidad: la relación viva con el paisaje; la composición a base de secuencias espaciales; la función social, espiritual y comunicativa; el paso del tiempo; la fuerte presencia de estructura, volumen y materialidad; así como la búsqueda de la ligereza, la transparencia, la inmaterialidad y al mismo tiempo su contraste con lo telúrico y lo tectónico.

Ver más
retrato-mccoy-web-4

Pasajeros: Esther McCoy

McCoy llegó a México en 1951. A su arribo, se enfrentó con una ciudad que se transformaba a un paso acelerado, estos cambios que fueron perfilándose en una nueva metrópoli bajo el lenguaje de la arquitectura moderna, pero a su vez arraigado a las tradiciones mexicanas; fue lo que cautivó McCoy, y en lo que encontró una cualidad digna de explorar.

Ver más
Archive-HM-Holyoke_Rothko-1963

La forma del aire o del espacio táctil

A principios de los años cuarenta, Mark Rothko escribió un libro titulado “La realidad del artista, filosofías del arte,” que permaneció inédito hasta treinta años después de su muerte y donde explica sus ideas sobre la pintura y, también, sobre el espacio.

Ver más
environs

Ahora hay una ciudad

México: una gran ciudad, amable y contaminada, difícil para vivir y destacada recientemente como un must para visitar e incluso para vivir. Una ciudad de carencias y de excesos. Una ciudad de ciudades que, al mismo tiempo, es una sola. Vivir en la ciudad de México, como advirtió Monsiváis, “es adaptarse a lo inminente, por lo común una versión levemente agigantada de lo ya existente.”

Ver más
andy-warhol2

El espacio vacío

El 22 de febrero de 1987, mientras se recuperaba de una operación de la vesícula biliar, Warhol murió. “Ser realmente rico —dijo el hombre que hizo de la mercancía arte y no al revés— es tener un espacio, un inmenso espacio vacío.”

Ver más
16831963_10212432963124073_2755483630476144865_n

Las banquetas como retrato de cada quien

Algunos gobiernos municipales se han preocupado por las banquetas. “Banqueta digna”, “Banqueta libre”, y todo eso. Muy bien, algo se han descombrado los andadores de coches y otros estorbos.

Ver más
CDMX-hundida

Donde una vez hubo un lago…

Hoy, en la ciudad de México, hay zonas que se inundan y otras con desabasto de agua cotidiano. Hoy, cada charco debiera verse como una cisterna desperdiciada y cada calle anegada como un río en potencia. Hoy, los problemas de suministro y, después, manejo del agua en la cuenca del valle de México, con los más de 20 millones de habitantes que la ocupan, son de los asuntos más graves a pensar y resolver en la ciudad que creció donde hubo una vez un lago.

Ver más
2012_01_007

El edificio que mató el Movimiento Moderno

Este año, la revista The Economist dejará de trabajar en su actual sede, un proyecto diseñado por Alison y Peter Smithson en 1959 y reformado por SOM en 1989. El edificio Economist es, en realidad, cinco piezas diferentes: una torre de 53 metros en la esquina de Bury con Ryder; una torre más pequeña sobre Bury, medianera con el edificio de al lado; un edificio difícil de clasificar en la esquina de St. James’s con Ryder; una intervención en un edificio existente sobre St. James’s, y el espacio libre entre ellos. En resumen: “un espacio libre con grueso, muy complejo.”

Ver más
Captura de pantalla 2017-02-12 a las 11.20.44 p.m.

Los pasos perdidos (IV): Le Corbusier

En sus proyectos para el Centrosoyuz, el Palacio de los Soviets de Moscú o el Palacio de la Asamblea de Chandigarh, Le Corbusier tuvo oportunidad de ensayar la tipología del “salón de los pasos perdidos”. Unos espacios que el suizo describiría como “inmensa promenade” que “garantiza (…) la posibilidad de todo tipo de encuentros favorables: conversaciones individuales, arreglos, concesiones (y) resoluciones”

Ver más