traffic-jam1

¿Cómo moverse en una ciudad sofocada?

¿Qué se puede hacer, ante esta situación, desde abajo, desde cada individuo, cada familia? La respuesta puede ser: racionalizar al máximo los modos de movilidad requeridos. Con una consideración básica: el método del uso intensivo del auto particular no tiene remedio.

Ver más
Captura de pantalla 2017-02-03 a las 10.01.04 a.m.

Los pasos perdidos (III): Le Corbusier

Quizás los últimos grandes ensayos de la tipología moderna del “salón de pasos perdidos” los encontremos –como de costumbre– con Le Corbusier. Entre los edificios parlamentarios diseñados por el arquitecto suizo, la salle des pas perdus constituye un elemento esencial cuya presencia obedece tanto a una tradición ya centenaria como sirve para subvertirla y generar algo distinto. Tal es el caso de su proyecto para el Palacio de la Liga de las Naciones. Aquí, el salón de pasos perdidos desborda su propia historia como tipología, y se entronca con las más importantes búsquedas espaciales de la arquitectura del siglo XX.

Ver más
Versailles_Gardens_Map_Meyers

La captura del infinito

Desde los jardines clásicos de Louis le Vau hasta la división territorial de los Estados Unidos de Thomas Jefferson o las reformas urbanas del barón de Haussmann en París, la retícula continua con que se urbanizó Manhattan o el plan de Lucio Costa para Brasilia, son distintos momentos de esa historia en la que el mundo cerrado y los diversos lugares en que estaba ordenado fueron remplazados por un espacio infinito, pensado como pura extensión en abstracto y que de hecho no es otra que la historia misma de eso que llamamos ‘globalización’.

Ver más
image007

Where there was a lake, now there is a city

‘UNLAKECITY, where there was a lake, now there is a city’, inaugurada el pasado viernes 27 de enero en la Galería Aedes de Berlín, es una muestra en la que el desarrollo urbano de la Ciudad de México se explica mediante el análisis de su condición geográfica

Ver más
Captura de pantalla 2017-01-27 a las 12.12.18 p.m.

Los pasos perdidos (II)

“La sala de pasos perdidos en un palacio legislativo no es sino un gran salón de desahogo, donde los miembros del parlamento descansan de las fatigas de las sesiones, se pasean, conversan formado corillos entre sí o con los personajes que ocupan las tribunas; tiene pues el mismo papel que el foyer de un teatro. ¿Con cuánta razón el programa expedido para el concurso del palacio legislativo en México lo exigía común a ambas cámaras y que fuera el motivo principal y el ornamentado con mayor suntuosidad del edificio”

Ver más
Captura de pantalla 2017-01-25 a las 9.24.05 p.m.

Esto es un coto

Esta es la esencia. No lejana de los muros de las cárceles, del muro de Berlín, del nefasto muro con el que Trump ahora amenaza a México. Triste reflexión: si entre nosotros construimos muros que cada vez nos separan y dividen más, ¿cómo responder moralmente a tal amenaza?

Ver más
wtc-under-construction-by-nyt-neal-boenzijpg-2ddfd9f46d6748e6

¿Quiénes pagan?

En la ciudad, hoy, la política cede al mercado y el político se debe más al empresario que a los ciudadanos, a quienes ven sólo como consumidores mientras lo público se privatiza o se entiende nada más como opción para quien no tiene otra oportunidad.

Ver más
1489192_10203144084627916_58185393_n

El que paga manda

La Ciudad de México no está en bancarrota (todavía), pero depende totalmente para su sobrevivencia de la gracia del poder central. #CDMX admite un menú amplio de derechos civiles, pero mientras no sea realmente autónoma, las discusiones o serán cosméticas o podrán revertirse muchos logros. La ciudad arrastra un deficit permanente, nos mantendrá a merced del designio de la corte presidencial en turno e intereses partidistas. Sólo cuando sea realmente autónoma, sus ciudadanos podremos discutir cómo obtener y generar más recursos, de qué manera repartirlos y usarlos mejor y quiénes queremos que realmente manden.

Ver más
Captura de pantalla 2017-01-20 a las 12.05.42 p.m.

Los pasos perdidos (I)

“En la Francia del siglo diecisiete muy a menudo sucedía que los nobles tenían que esperar horas para ver a un persona de alto rango, especialmente en las cortes y tribunales. Su constante caminar en esas grandes espacios y salones dio origen al nombre “salle des pas perdus” o “salón de los pasos perdidos”. Para finales del siglo diecinueve, en la escuela de Bellas Artes de París, era obligado que cualquier promenade o marche contara con una “Salle des pas perdus”. Con el tiempo esa frase fue apropiada por el lenguaje cotidiano de tal forma que antes de la guerra en las estaciones de trenes francesas uno podía encontrar el letrero “Salle des pas perdus” o simplemente sala de espera.”

Ver más
image001 copia

Larga vida al arquitecto naval

Arquitecturas navales: “con la economía ascética de recursos y espacios que los barcos exigen, con la limpieza y corrección estructurales que son indispensables, con la obediencia a las leyes del agua y del viento, con la sobria comodidad para sus usuarios, y sobre todo, con la esencial y esplendente belleza que un barco digno de tal nombre tiene, y que se deriva de su esencia, y que también proviene del libre espíritu de quien lo proyecta.”

Ver más