Los objetos singulares

01 de mayo de 2012

El diseño es una oportunidad para seguir contando la historia, no sólo para resumirla
Tate Linden

por Ana Lucía Coll / @luciacoll

Un buen cuento tiene el poder de trasportarnos a otros mundos. A veces son reales, a veces reconstruidos y otros inventados, pero siempre tienen la virtud de estimular nuestra curiosidad e imaginación. Las historias que guardan cada uno de nuestros objetos nos hacen revivir o anhelar tiempos pasados, y como máquinas del tiempo, nos transportan a momentos acumulados en nuestra memoria, guardados cuidadosamente por lo que representan en el imaginario de nuestro inconsciente. Cada vez que adquirimos algo, que lo utilizamos o que nos debatimos entre deshacernos de él o conservarlo, son precisamente estas historias las que pesan más, porque todos ellos tienen el potencial de ser materializaciones de nuestra esencia.

Significant Objects es un proyecto cuyo objetivo es vender objetos olvidados, reemplazados y revalorizados a través de sus historias. Convocando distintos autores –Meg Cabot, William Gibson, Ben Greenman, Sheila Heti, Neil LaBute, Jonathan Lethem, Tom McCarthy, Lydia Millet, Jenny Offill, Bruce Sterling, Scarlett Thomas y Colson Whitehead–; el proyecto tiene la finalidad de resignificar a cada uno de los objetos “de segunda mano” para convertirlos en objetos de culto, talismanes, fósiles de la historia, ídolos de contemplación y evidencia tangible de la historia.
Iniciado desde hace dos años, este experimento literario y antropológico tiene como objeto demostrar el efecto que tiene la narrativa en nuestra percepción y el valor que le imprime a los objetos cotidianos; ‘objetos singulares’ para Jean Baudrillard y Jean Nouvel: donde la arquitectura y el diseño son “una mezcla de nostalgia y anticipación extrema”.

El proyecto fue concebido por el ‘gurú’ del materialismo Rob Walker, periodista consumado y bloguero; y Josh Gleen, cuyo libro Taking Things Seriously habla de cómo impregnamos significados extraordinarios a los objetos ordinarios –como la colección particular del Museo del Objeto del Objeto (MODO)–. Así, a través de su portal y sus compilaciones, Significant Objects invita a sumergirnos en un mar de objetos y naufragar en una isla llena de historias por contar.

Comparte tu opinión.

Name required

Website