La dinámica de lo impensado

03 de marzo de 2013

por Juan José Kochen | @kochenjj

El futbol es la dinámica de lo impensado, decía Dante Panzeri. El futbol se vuelve espectáculo y congrega todos los instintos. Es un juego reo en donde una afición representa casi siempre, sin saberlo, la lucha por la vida y su cotidianidad. Un juego del que se habla sin parar. Cuando hablamos de futbol hablamos de lo que nos pasa, de vicisitudes y circunstancias propias del azar y la suerte inafortunada. Un juego simple con reglas claras que produce manifestaciones desbordantes de alegría y tristeza, porque aunque todo contribuya a su grandeza, la base de su secreto es la conexión entre los que juegan adentro y los que juegan afuera.

Soslayado o minimizado por muchos como algo que debiera quedarse en la cancha, sin elementos para su resignificación, estudio y análisis más allá de la pasión, el futbol ha sido objeto de relatos, crónicas, ensayos y libros de autores como Günter Grass, Gerhard Vinnai, Vladimir Dimitrijèvic, Mario Benedetti, Umberto Eco, Eduardo Galeano, Eduardo Chillida, Enrique y León Krauze, Juan Villoro, Vicente Verdú, Janet Lever, Javier García-Galeano, Guillermo Samperio, Andrés Roemer, Gonzalo Fleitas, David Yallop, Alfredo Relaño, Bill Bufford, Nick Hornby, Mark Perryman, Antonio Salas, Horacio Pagani, Roberto Fontanarrosa o Jorge Valdano, entre muchos otros.

Su escritura, desde la literatura, por el mismo relato y crónica del que deriva un partido y lo que acontece, ha sido –relativamente– algo común. Pero la Épica y lírica del futbol comienza a trascender estas barreras, no sólo por los fastuosos proyectos de arquitectura que son el escenario para el juego. Porque un estadio no es sólo un simple marco; el estadio es un evento en sí, deportivo y arquitectónico, baluarte inexpugnable o símbolo de un club, reflejo de una cultura y protagonista de una ciudad. Al respecto, en Arquitectura milagrosa, Llàtzer Moix cita parte de una charla con Norman Foster, en la que Foster cuenta que “el futbol es una fuerza poderosa y democrática que reúne a todas las clases sociales, por tanto, un estadio, quizás más que cualquier otro tipo de edificio, es un espacio verdaderamente democrático, y el diseño de un estadio es la expresión mayor de una arquitectura que va más allá de lo estético para incidir en el terreno social”.

SP135542342441

Como un mismo estadio, pero dedicado al arte, el Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey (MARCO), construido en 1991 por Legorreta + Legorreta, presentó hasta este fin de semana la exposición “Futbol. Arte y pasión”. A partir de este enclave contextual de la capital regiomontana (donde el futbol paraliza las calles cuando juegan Tigres y Monterrey) las líneas del campo dejaron de ser estáticas y las del balón entrelazaron una relación de semejanza profunda. A través de la visión de más de 70 artistas, se exhibió una reflexión en torno a uno de los fenómenos sociales y culturales más extendidos en el mundo; “un acercamiento ontológico, antropológico, físico y de mercado al deporte” de Los once de la tribu de Juan Villoro.

La muestra busca las representaciones artísticas dedicadas al deporte –con algunos casos previos en obras de Joachim Schmid o Sebastián Errázuriz– cuando las indagaciones en torno al hombre físico y los estudios de anatomía estuvieron ligados a los cánones de belleza establecidos por los atletas. De esta forma, los curadores, Patrick Charpenel y Mauricio Maillé, convocaron a reflexionar sobre las implicaciones del futbol en la sociedad y cómo los artistas encuentran una posibilidad discursiva en el futbol, con base en la museografía proyectada por Taller de Arquitectura (Mauricio Rocha + Gabriela Carrillo).

Así, figuran más de 100 obras, instalaciones, fotografías, collages, dibujos y pinturas de Gabriel Orozco, Francis Alÿs, Andy Warhol, Miguel Calderón; Joan Brossa, Steve Miller, Ángel Zárraga, Nicola Constantino, Gonzalo Lebrija, Manuel Rocha, Fernando Bryce, Rene Burri, Jorge Méndez Blake, Erick Meyenberg, Jeff Koons, Runo Lagomarsino, Melanie Smith, Jerónimo Hagerman, Alexandre Lenoir, Michel Rojkind y Alberto Villarreal, entre otros. Una primera serie de aproximaciones artísticas, conceptuales y a veces abstractas, sobre la condición de arte en el deporte, sus propias reglas, su MARCO, terreno y razón de ser.

SP135542341834

FRANCE-ENTERTAINMENT-CULTURE-PARIS

SP135007951363

31 001

SP135007961651

SP135007949628

SP135542343275

SP135542344218

SP135542344876

SP135007964775

© Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey (MARCO)

Comparte tu opinión.

Name required

Website