COLUMNISTAS./

ARTICULOS DEL AUTOR./

Publica image001 copia

Larga vida al arquitecto naval

Arquitecturas navales: “con la economía ascética de recursos y espacios que los barcos exigen, con la limpieza y corrección estructurales que son indispensables, con la obediencia a las leyes del agua y del viento, con la sobria comodidad para sus usuarios, y sobre todo, con la esencial y esplendente belleza que un barco digno de tal nombre tiene, y que se deriva de su esencia, y que también proviene del libre espíritu de quien lo proyecta.”

Ver más
Publica Lucas-Cranach-The-Elder-Adam-and-Eve-in-the-Garden-of-Eden

Idas y venidas de un jardín

La casa de Luis Barragán, en Tacubaya, es imposible de entender sin el jardín. Y ese jardín generó otros: entre ellos el de Francisco Ramírez 17, frontero a la casa, y en realidad, su continuación. Una reciente restauración de Alberto Kalach, ayudado decisivamente por el doctor Teobaldo Eguiluz, entregó todo el esplendor de un recinto deliberado y justo, una pieza de arquitectura invaluable.

Ver más
Publica 6107eefe458e70f347aa08a04f3013cc copia

¿Es tan malo que ya es bueno?

La construcción (¿arquitectura?) brutalista es una corriente que se caracteriza por una exhibición de estructuras, materiales y gestos formales, que se acercan, en la mayoría de los casos, a una especie de primitivismo expresionista. Por fortuna, estos despliegues de músculo narcisista fueron casi siempre realizados en contextos a los que podían hacer el menor daño posible. Hay casos excepcionales y notables: el Barbican Center de Londres –que por sí mismo no es mala pieza– pero el cual siguen lamentando, por su agresividad, tantos londinenses.; y el edificio de la escuela de arquitectura de Yale de Paul Rudolph, cuya evidente hostilidad fue contestada por lo menos dos veces por los propios estudiantes, que lo incendiaron en ambas ocasiones.

Ver más
Publica 1347823398_658124_1347823565_noticia_normal

La lección de Norman Foster en La Habana

Los grandes arquitectos son realmente escasos. Esa compleja maquinaria mediática y publicitaria que ha construido el cacareado sistema de los “starchitects” es, más que todo, un estorbo.

Ver más
Publica Captura de pantalla 2016-12-05 a las 10.54.50 a.m.

De los arquitectos mutilados: frontal reto al gremio

El arquitecto, según lo enseñan la historia y el testimonio de diversos practicantes antiguos y contemporáneos, es íntegro: está educado, y enseñado por sí mismo, para enfrentar y resolver todos los problemas del espacio en su relación con el hombre. Su formación no termina más que con la muerte. Así es el oficio, cuando se le toma frontalmente, apasionadamente.

Ver más
Publica Captura de pantalla 2016-11-29 a las 12.50.23 p.m.

El bache como actor urbano

El bache es una presencia consuetudinaria en las calles. Este desperfecto en la superficie pública de la ciudad es caracterizado, ahora, exclusivamente como un hoyanco que dificulta el tráfico rodado. Como si o hubiera otro tipo de movilidad en las áreas comunitarias.

Ver más
Publica unnamed

Memoria y futuro de Mezquitán

El antiguo poblado de Mezquitán es uno de los barrios más antiguos y venerables de Guadalajara. No existe, hasta donde se sabe, certidumbre clara sobre la antigüedad de sus orígenes. Una casa amarilla, en particular, subsiste como muy valioso testimonio de la naturaleza del barrio.

Ver más
Publica unnamed

Los niños cuidan las ciudades

Una calle en donde juegan en paz los niños es una calle segura. Por muchas razones, entre ellas, porque al pendiente de cada niño —desde diferentes distancias— está una madre, un padre, un hermano, la abuela. Estos cuidados forman, automáticamente, una red ciudadana y vecinal de protección que preserva también a todo el ámbito, a todos los transeúntes o habitantes.

Ver más
Publica Captura de pantalla 2016-09-28 a las 11.42.48 a.m.

José María Buendía: elogio del maestro

José María Buendía (1933–2016) fue “uno de los maestros de la arquitectura más importante del país. (…) Alimentaba en su permanente docencia una lumbre que contagiaba calladamente a quienes logran en verdad oírlo. Una lumbre que será, a pesar de los pesares, transmitida a quienes vienen, a quienes seguirán, como José María Buendía Julbez, demostrando que la arquitectura está para hablar a todos los hombres y levantar su corazón, para volverlos más felices.

Ver más