COLUMNISTAS./

Alejandro Hernández Gálvez

Director de contenidos Arquine

Arquitecto y editor. Ha publicado en varios periódicos y revistas y es Director de Contenido de Arquine desde julio del 2013. Entre otros libros es coautor de 100 x 100, arquitectos del siglo XX en México y de Sombras, sombreros, sombrillas: de algunos principios de la arquitectura.

ARTICULOS DEL AUTOR./

Publica

El ruido de los otros

Hoy en la ciudad de México hay menos pregones. Se sigue oyendo el grito potente de los repartidores de gas y de garrafones de agua. Y los de reproducción mecánica como el de los tamales oaxaqueños o el inigualable se compran colchones, tambores, refrigeradores, estufas, lavadoras, microondas o algo de fierro viejo que vendan. Sonidos y pregones que habrá que seguir registrando antes que la gentrificación sonora declare que el infierno es el ruido de los otros.

Ver más
Publica

Políticas del límite

En su reciente libro sobre el pensamiento de Iván Illich, Humberto Beck habla de una política de los límites, que equivaldría a imaginar, junto con otras maneras de distribución de la riqueza, nuevas formas de distribución del conocimiento y nuevas modalidades para los vínculos entre los seres humanos, sus herramientas y su entorno.

Ver más
Publica

¿En dónde vivía el oficial Matute?

Carlitos Matute es el nombre en español de Charlie Dibble, el oficial de policía al que le toca lidiar con Don Gato (Top Cat) y su pandilla —Cucho, Demóstenes, Espanto, Panza y Benito B. Bodoque— en la serie de dibujos animados que produjo Hanna-Barbera entre 1961 y 1962.

Ver más
Publica

Concursos, competencias y licitaciones

Más allá de concebirse como una oportunidad o un escaparate para talentos conocidos o por conocer, que también lo son, los concursos de proyectos para obra pública deben concebirse como parte de un sistema más complejo y completo de gestión y rendición de cuentas, de participación abierta y transparencia y entender que, así como en un régimen democrático el momento de la elección es un momento singular e importantísimo, no son únicos y no bastan.

Ver más
Publica

El breve espacio en que no estás

El gobierno de la Ciudad de México acogió la propuesta del IMCO e ITDP para cambiar en el reglamento de construcciones el requerimiento de una cantidad mínima de lugares de estacionamiento por la limitación a un máximo, un paso positivo en la transformación de esta ciudad que creció beneficiando el uso, por los menos, del automóvil particular.

Ver más
Publica

Juan O’Gorman: arquitectura y superficie (3)

En diciembre de 1979 Juan O’Gorman, el pintor, dictó una conferencia en la Academia de Artes de México titulada Técnicas de la pintura, una plática que, pese la advertencia que hace desde el primer párrafo —“va a ser bastante aburrida, excepto para los que pintan”— resulta interesante para entender al otro O’Gorman, el arquitecto.

Ver más
Publica

Juan O’Gorman: arquitectura y superficie (2)

De la construcción de muros pintados en colores fuertes bajo la influencia de Le Corbusier en las casas de Diego y Frida a la construcción de murales escultóricos en su casa de San Jerónimo, O’Gorman teje su concepción de la arquitectura como arte a partir de la diferencia entre mera construcción y lo propiamente arquitectónico. En otras palabras, a partir de la oposición entre el muro y el mural.

Ver más
Publica

Juan O’Gorman: arquitectura y superficie (1)

Como el arquitecto francés Étienne-Louis Boullée con el epígrafe que usó para su Ensayo sobre el arte —frase que supuestamente dijo el Corregio al ver los frescos de Rafael en las estancias vaticanas—, O’Gorman también afirmó, a su modo, yo también soy pintor. Había abandonado la arquitectura al rededor del año 1936, a los 31 de edad, después de proyectar y construir varias casas, entre las que están las famosas de los pintores Diego Rivera y Frida Kahlo.

Ver más
Publica

Frida Kahlo: paisaje urbano

Uno de los primeros cuadros pintados por Frida Kahlo fue un “Paisaje urbano.” La visión urbana de Frida —fracturada, rota— anuncia que la ciudad ya no es fondo sino medio y, de paso, acaso involuntariamente, denuncia la imposible visión totalizadora y totalitaria del hombre erguido. Ya no hay paisajes: ahora sólo pasajes.

Ver más